Elecciones rusas

La última jornada de las elecciones legistativas de Rusia empieza hoy

Las denuncias de fraude marcaron las dos primeras jornadas

Colegio electoral en Rusia

Colegio electoral en Rusia

2
Se lee en minutos
EFE

La última jornada de votación de las elecciones legislativas rusas comenzó hoy, domingo, después de que el 31,51 % del electorado ejerciera ya su derecho al sufragio el viernes y el sábado.

Los colegios electorales en la parte europea de Rusia abrieron sus puertas a las 08:00 hora local (05:00 GMT), nueve horas después de que lo hicieran los de la península de Kamchatka, en el Lejano Oriente ruso.

Cerrarán sus puertas a las 20.00 hora local (17.00 GMT), tras lo cual comenzará el recuento de los votos.

El 31,5 % de los votantes ya ha depositado su papeleta, porcentaje que no tiene en cuenta aún el voto electrónico que se habilitó en Moscú y en otras seis regiones rusas pero que supera ya el 70 % de los inscritos, según la Comisión Electoral Central (CEC).

En las legislativas de 2016 la participación ascendió al 47,88 %.

La CEC, que decidió celebrar la votación durante tres días para minimizar el riesgo de contagio con la covid-19, espera que la participación sea hoy mayor que en las dos primeras jornadas.

Un total de 110 millones de rusos están llamados a las urnas. Deben eligir a los 450 diputados de la Duma o Cámara Baja: una mitad, por listas de partidos, y la otra, por circunscripciones mayoritarias.

Más de 5.800 candidatos de 14 partidos, incluidos 10 aspirantes independientes, se postulan en estos comicios.

Además de los diputados de la Duma, los votantes elegirán a 12 jefes de entidades federadas y 39 parlamentos regionales.

Las primeras dos jornadas de los comicios estuvieron marcadas por las denuncias de fraude por parte de los comunistas, el segundo partido en la Duma o Cámara Baja, que incluso amenazó con salir a la calle a protestar a partir del lunes.

Dichas manipulaciones se habrían producido tanto en Europa como en Siberia y fueron confirmadas por observadores independientes, aunque el partido del Kremlin, Rusia Unida, las negó rotundamente.

También consideró "falsas" casi todas las denuncias de Golos, organización que vela por los derechos de los electores, y que se centraron en la votación forzosa de militares y empleados del sector público, lo que provocó colas en algunos colegios electorales en la primera jornada.

La CEC declaró nulos más de seis mil votos y se comprometió a estudiar detenidamente las denuncias presentadas por el Partido Comunista de Rusia, cuyo líder, Guennadi Ziugánov, las consideró "escandalosas".

Sólo 250 observadores extranjeros supervisan los comicios debido a la negativa de la Oficina de la OSCE sobre Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (ODIHR) a enviar una delegación a Rusia tras la decisión de Moscú de reducir su número de medio millar a 60.

Las autoridades también lograron que el servicio ruso de mensajería encriptado Telegram bloqueara ayer el programa "Voto Inteligente", que consiste en una lista alternativa de diputados ideada por el encarcelado líder opositor, Alexéi Navalni, para desbancar a los parlamentarios oficialistas.

Ya lo habían hecho Google y Apple el primer día de las votaciones.

Rusia Unida busca renovar la mayoría constitucional en la Duma -más de 300 escaños-, lo que allanaría el camino para que el presidente, Vladímir Putin, se presentara a la reelección en 2024.

Noticias relacionadas

Según los sondeos, el partido oficialista está muy desgastado después de veinte años en el poder, pero su control del recurso administrativo le garantiza la victoria en la gran mayoría de circunscripciones electorales.

Los comunistas deberían mejorar sus resultados, aunque se da por hecho que no será suficiente para amenazar la hegemonía de Rusia Unida.