Voto para renovar la Duma

El partido de Putin retiene la mayoría aunque pierde fuelle en las legislativas rusas

  • Rusia Unida resta apoyos respecto a las elecciones de 2016, aunque sigue siendo la fuerza hegemónica

  • Los comunistas logran un importante crecimiento en unos comicios con fuertes trabas a la oposición

Un mujer deposita su voto este domingo en un colegio electoral de Moscú.

Un mujer deposita su voto este domingo en un colegio electoral de Moscú. / MAXIM SHIPENKOV / EFE

2
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

No se trata de ningún vuelco electoral, imposible de materializarse en la Rusia actual. Pero todo parece apuntar a que los rusos habrían dado un importante toque de atención al Kremlin y a su clase dirigente en las elecciones legislativas celebradas este fin de semana. Pese a las graves irregularidades constatadas durante los tres días de votaciones, con el 85% de los votos escrutados, Rusia Unida, el partido del presidente Vladímir Putin, logró cerca de mitad de los votos, cinco puntos por debajo de la cifra obtenida en los anteriores comicios parlamentarios, celebrados hace cinco años. Por contra, el Partido Comunista de la Federación Rusa (KPRF, por sus siglas en ruso) experimentó un significativo incremento de los apoyos, recabando alrededor del 20% de los sufragios emitidos.

Aún es pronto para calibrar hasta qué punto la campaña Voto Inteligente, impulsada por el bloguero Alekséi Navalni y su entorno y en la que se animaba a los votantes a respaldar al candidato o partido mejor posicionado para derrotar a la fuerza oficialista independientemente de su ideología, ha podido influir en los resultados. Pero sí es cierto que en la mayoría de los casos, los aspirantes recomendados por el bloguero e incluidos eran precisamente los pertenecientes al KPRF.

El ultranacionalista Partido Liberal Democrático de Rusia, encabezado por Vladímir Zhirinovski, también ha retrocedido, recabando tan solo un 7% de las papeletas, mientras que Rusia Justa, otra formación de la denominada oposición sistémica de tendencia centroizquierdista, obtuvo un porcentaje similar. Nueva Gente, un partido encabezado por Sardana Avksentieva, la carismática exalcaldesa de Yakutsk, una remota ciudad de Siberia Oriental, parece haber logrado representación parlamentaria al contar con el 5% de los apoyos.

Pese al descenso en votos experimentado, en el recuento final Rusia Unida mantendrá en la cámara la super mayoría de dos tercios de los escaños, que permitirán a Putin controlar las acciones del órgano legislativo sin ninguna limitación e incluso modificar a voluntad la Constitución si ese es su deseo sin inquietarse. Rusia escoge a sus parlamentarios de acuerdo a un sistema electoral mixto: la mitad de los 450 diputados se elige en una lista de partido a nivel federal, mientras que la otra mitad se escoge en circunscripciones uninominales.

Noticias relacionadas

Denuncias de fraude

Las tres jornadas de votaciones se celebraron en medio de un alud de denuncias de fraude y videos de supuestas irregularidades realizados por ciudadanos y difundidos a través de las redes sociales. Todo ello no parecía afectar la fe que había depositado en estos comicios Andréi Shiroev, presidente del colegio electoral 156 en el barrio de Kropótkinskaya. "Durante la noche, las urnas son vigiladas por la policía y la seguridad de la escuela", insiste una y otra vez. Serguéi, elector de Krasnoyarsk (Siberia central) desplazado temporalmente a Moscú, ha votado precisamente por Nueva Gente. Avksentieva "es una buena política; y yo soy siberiano", destaca.