Al este del país

El primer atentado tras la salida de EEUU de Afganistán deja al menos tres muertos

  • El ataque con bomba provoca también una veintena de heridos, la mayoría combatientes talibanes

Soldados talibanes frente al cartel de Kabul en el aeropuerto internacional

Soldados talibanes frente al cartel de Kabul en el aeropuerto internacional / WANA NEWS AGENCY (via REUTERS)

1
Se lee en minutos
Efe

Al menos tres personas han muerto y otras 20 han resultado heridas este sábado en el este de Afganistán, en el primer gran atentado desde que las tropas estadounidenses abandonaron el país poco antes de la medianoche del 31 de agosto. El atentado con bomba se ha producido esta mañana en la ciudad de Jalalabad, capital de la provincia oriental de Nangarhar, según fuentes sanitarias.

Entre las víctimas, solo tres de los heridos son civiles y el resto son combatientes talibanes desplegados en la ciudad para mantener la seguridad. Además, algunos de los heridos hospitalizados se encuentran en estado crítico.

Poco antes de ese atentando en Jalalabad se ha producido otra explosión en Kabul, cuando ha sido detonada una bomba magnética adherida a un vehículo privado en el este de la capital, ha explicado explicó a Efe un oficial de Policía de los talibanes, Qari Rashid. "Dos civiles sufrieron heridas leves y fueron trasladados a un hospital para recibir tratamiento", ha señalado Rashid. Se desconoce quién está detrás del atentado.

Se trata aparentemente de las primeras explosiones de envergadura con víctimas que se producen en Afganistán desde que los talibanes tomaron el control total del país con la retirada de las tropas estadounidenses poco antes de la medianoche del 31 de agosto.

El Estado Islámico

Noticias relacionadas

Nangarhar se ha mantenido como la principal zona de operaciones en Afganistán del grupo yihadista Estado Islámico (EI), donde durante los últimos años ha habido numerosos enfrentamientos entre sus combatientes, los talibanes y las tropas afganas y extranjeras.

A pesar de esa fuerte oposición, los combatientes del EI mantienen su presencia en partes remotas de Nangarhar y se han convertido ahora en la principal amenaza contra los talibanes, al ser capaces de perpetrar atentados como el del pasado 26 de agosto en el aeropuerto de Kabul, que dejó al menos 170 muertos.