Relajación de las restricciones

El Reino Unido dejará de exigir un test previo al viaje a los vacunados

Terminal de llegadas del aeropuerto de Heathrow, en Londres.

Terminal de llegadas del aeropuerto de Heathrow, en Londres. / DANIEL LEAL-OLIVAS (AFP)

1
Se lee en minutos
Europa Press

El Gobierno del Reino Unido ha anunciado que a partir del 4 de octubre ya no existirán países en ámbar en su mapa de riesgo por coronavirus, por lo que quienes lleguen a territorio británico desde países como España ya no tendrán que presentar ningún test negativo de COVID-19 si han completado la pauta de vacunación.

El ministro de Transportes, Grant Shapps, ha anunciado este viernes que se aplicará un sistema "más sencillo" para el viajero, de tal forma que no tendrán que demostrar que no son portadores del virus para entrar en Reino Unido, como ya venían apuntando las autoridades británicas.

Este cambio entrará en vigor el 4 de octubre, con vistas a que "más adelante" se modifiquen también los protocolos posteriores a la llegada, para que la PCR obligada a los dos días pueda sustituirse por una prueba de antígenos de flujo lateral, "más barata".

Una única lista roja

Desaparecerá el actual semáforo epidemiológico que divide a los países en tres colores para optar por "una única lista roja". Así, las zonas que no entren dentro de este apartado se beneficiarán de las mismas condiciones para el desplazamiento.

Noticias relacionadas

Las autoridades británicas han acordado además sacar a ocho países del grupo máximo riesgo a partir del próximo martes, entre ellos Turquía, Pakistán y Maldivas, según el ministro. Para los países identificados en rojo, el Reino Unido ha establecido un sistema de cuarentenas y pruebas que supera en costes las 2.200 libras (casi 2.700 euros por persona).

Esta decisión se ha tomado en la primera reunión de la remodelación del Gabinete realizada por Boris Johnson esta semana, una reunión en la que ha llamado la atención la ausencia de mascarillas entre sus participantes. En la cita, en una sala de reducidas dimensiones y aparentemente sin ninguna ventana abierta, había unas 30 personas, según las fotografías difundidas. En el Consejo de Ministros previo a la reorganización también se vieron imágenes similares, provocando las críticas de la oposición dado que contradicen los consejos del Gobierno que instan a los ciudadanos a usar mascarilla "en entornos cerrados y abarrotados".