Conmoción en Italia

Asesinado a tiros un político italiano en Sicilia

  • La policía investigó a Salvatore Lupo por corrupción y presuntos malos tratos a menores residentes en un centro de ayuda

  • Favara, la localidad donde ocurrió el homicidio, ha sido escenario de luchas entre clanes mafiosos por el control del tráfico de drogas entre la isla italiana y Bélgica

Salvatore Lupo

Salvatore Lupo

2
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

Sicilia vuelve a ser escenario de escenas del salvaje oeste. Un sicario, que actuó con la cara descubierta y en un establecimiento de uso público, asesinó el domingo por la tarde a Salvatore Lupo, un político de centroderecha y empresario ligado al sector de las residencias de ancianos y jóvenes necesitados.

El asesino, que ahora se encuentra en búsqueda y captura, ejecutó su sentencia de muerte, cuando aún no había anochecido, en un bar del centro de Favara, una localidad de unas 33.000 almas a una decena de kilómetros de Agrigento, en la zona suroccidental de la isla italiana. Allí se encontraba Lupo cuando al salir del baño fue alcanzado por tres tiros en la cabeza que pusieron fin a su vida, tras lo cual el homicida abandonó rápidamente el establecimiento, según la reconstrucción hecha por el diario italiano La Repubblica.

El crimen ha suscitado la inmediata reacción de las autoridades locales, quienes han expresado preocupación por el suceso. "La comunidad está en un estado de choque", ha comentado Anna Alba, la alcaldesa de la localidad hasta hace pocos días (cuando renunció por una crisis entre los socios de gobierno). 

"Parecen haber vuelto los años 90 cuando los sicarios atacaban en pleno centro [de la ciudad]. Esperemos que este homicidio no signifique que estamos realmente regresando al pasado", ha precisado Alba, que ha añadido que Lupo era padre de dos niños. La policía busca ahora a un sicario profesional, armado con un revólver de calibre 38, aunque las causas que llevaron al asesinato aún no son claras. 

De hecho, de momento, la policía no ha relacionado a Lupo directamente con la mafia siciliana, aunque el político sí que fue investigado en el pasado por corrupción y por presuntos maltratos físicos y psicológicos contra menores residentes en un centro de ayuda en Licata, otra localidad siciliana. Un hecho, este último, por el cual en mayo pasado un juez había decidido enviarlo a juicio. 

Guerras mafiosas

Además, en los últimos años, Favara ha sido escenario de guerras mafiosas. Entre 2016 y 2018, la violencia en la localidad dejó dos muertos y un herido, mientras que en la ciudad belga de Lieja fallecieron otras dos personas y otras dos fueron heridas, todos los delitos fueron atribuidos a una disputa entre clanes por el control de una red de tráfico de drogas entre Sicilia y Bélgica.

Noticias relacionadas

No acabó ahí. En agosto de 2018, tras conocerse que algunos pentiti (arrepentidos) habían decidido colaborar con la justicia, familiares y amigos de estos enviaron cartas a los diarios locales de Favara para reivindicar que se desvinculaban de esa decisión de ayudar a la policía. Entre ellos figuraba la novia de uno de los arrepentidos, quien llamó a su ya expareja 'señor', lo que en lenguaje mafioso señala desprecio

De ahí también que el asesinato de Lupo vuelva a encender las alarmas sobre el estado de salud de la criminalidad en Italia en plena pandemia, tal como también lo hizo el arresto a inicios de agosto de la jefa de un clan de la Camorra (la mafia napolitana) María Licciardi, cuando intentaba tomar un avión rumbo a España. 

Temas

Italia