Seis personas pierden la vida en un tiroteo en Inglaterra

El sospechoso, uno de los fallecidos, disparó "al azar" con "una escopeta", según algunos testigos

  • Las autoridades descartan que sea un caso de terrorismo

  • Por el momento se desconoce la motivación o la identidad de las víctimas

Un furgón policial frente a una comisaría británica al sur de Londres.

Un furgón policial frente a una comisaría británica al sur de Londres. / Reuters / Hannah McKay

1
Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

Al menos seis personas han muerto, entre ellos el presunto agresor, este jueves en un tiroteo en la ciudad de Plymouth, al suroeste de Inglaterra, según ha confirmado la Policía de Devon y Cornualles a primera hora del viernes. El incidente tuvo lugar en el área de Keyham sobre las 18.10 horas (hora local). Entre los fallecidos hay dos mujeres y tres hombres, uno de ellos el sospecho. Según las autoridades todos habrían perecido "por heridas de bala". Una de las víctimas mortales es una niña. Otra de elllas, una mujer que fue trasladada al hospital y falleció poco después de su ingreso. Los vecinos identifican al agresor como Jake Davison de 23 años, operador de grua, que reside en la ciudad de Devon.

Varios testigos afirman que escucharon disparos, primero en el interior de una vivienda, donde el agresor habría atacado a varios miembros de su familia. Uno de sus hermanos se hallaría entre las víctimas mortales. Después, en plena calle, el hombre comenzó a disparar "al azar" con "una escopeta" contra la gente que se hallaba en un parque cercano. El diputado local, Luke Pollard, ha declarado que varias personas heridas estaban siendo atendidas en el hospital y ha señalado que "una de las personas muertas en el tiroteo era un menor de diez años".

Noticias relacionadas

La Policía de Devon y Cornualles ha descartado que se trate de un ataque relacionado con "terrorismo" y "no se busca a nadie más en relación con el incidente", mientras continua la investigación del suceso. Este tipo de tiroteos es muy raro en el Reino Unido, donde el control de armas es riguroso y el permiso para poseerlas restringido.

La ministra del Interior de Reino Unido, Priti Patel, calificó el incidente de "impactante" y pidió a los habitantes locales que mantengan "la calma" y "permitan a nuestros servicios de emergencia sigan con su trabajo".