Catástrofe ecológica

Grecia y Turquía batallan contra reloj para extinguir la ola de incendios

  • El fuego llegó la pasada madrugada a una central térmica en la costa oeste turca, pero las llamas no llegaron a la unidad central

  • La antigua ciudad de Olimpia, en el Peloponeso y el lugar donde se celebraron los primeros juegos Olímpicos, está amenazada por otro incendio declarado de madrugada

Imagen del incendio que amenaza la central térmica de Milas, en Mugla, Turquía.

Imagen del incendio que amenaza la central térmica de Milas, en Mugla, Turquía. / ALI BALLI / EFE

2
Se lee en minutos
Adrià Rocha Cutiller
Adrià Rocha Cutiller

Periodista

ver +

Turquía y Grecia siguen batallando contra la peor ola de incendios de las últimas décadas, que aún atiza a ambos países pero a la que ya se atisba el final. O, como mínimo, un descanso: este sábado, la ola de calor terminará en las costas del mar Egeo, e incluso se esperan algunas lluvias en la costa turca. Después, las temperaturas volverán a la normalidad.

La lucha contra el fuego, sin embargo, no había terminado aún este jueves. Esta madrugada, en la península del Peloponeso se ha declarado un fuego de grandes dimensiones que amenaza con alcanzar y destruir parte de las ruinas de la antigua ciudad de Olimpo, un sitio arqueológico de interés mundial. Fue en esta ciudad antigua donde se inventaron y celebraron los primeros juegos olímpicos en el 776 a.C., hace algo menos de 3.000 años.

“Los bomberos llevan batallando toda la noche para proteger las ruinas y continúan luchando durante el día para contener los frentes del fuego y extinguirlos. Las condiciones son difíciles”, ha dicho el ministro de Protección Civil griego, Michalis Chrysochoidis. La situación es tan complicada en Grecia que el Gobierno ha llamado también al Ejército a unirse a la lucha contra los incendios. Solo esta semana se han registrado cien. 

Muertos y evacuados

Pero, sin duda, quien se ha llevado la peor parte de esta ola de calor que fríe el Mediterráneo oriental es Turquía, con cerca de 200 incendios declarados a lo largo de estos últimos siete días. Ocho personas han muerto y varias decenas de miles han tenido que ser evacuadas.

Ha habido escenas de pánico: La noche de este miércoles el fuego se acercó a la central térmica de Milas, en el sureste turco, que usa carbón para generar electricidad. La central, ante el avance de las llamas, fue evacuada, y de ella fueron retirados los materiales explosivos. Pero no el carbón: toneladas quedaron dentro. 

Las llamas penetraron en el perímetro del lugar, aunque no fue a más. Esta mañana temprano han llegado las buenas noticias: “El fuego en la central térmica ha sido extinguido. No ha habido explosiones en la planta, ni se han escapado químicos”, ha dicho la alcaldía provincial de Mugla, donde se encuentra la central. Después, el Gobierno turco lo ha confirmado.

Responsabilidades

Noticias relacionadas

De momento, 15 fuegos siguen activos en Turquía y la ola de calor sigue achicharrando, pero la batalla política por ellos ya ha empezado. La oposición acusa al Gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan de no haber hecho lo suficiente para evitar que las llamas llegasen a la planta térmica y a los pueblos y que los servicios de emergencia no han recibido los fondos suficientes durante los últimos años. 

Erdogan, que este miércoles por la noche dio una entrevista en directo a una televisión afín, aseguró lo contrario. “¿Quién tiene la responsabilidad de los fuegos en las zonas residenciales? Queda bajo responsabilidad de los ayuntamientos allí”, dijo Erdogan. Los ayuntamientos de las regiones afectadas son, en su mayoría, controladas por el principal partido de la oposición. “¿Hay un ‘terrorismo de las mentiras’ en Turquía? Sí, lo hay. ¿Quién lo hace? La oposición. Algunos le llaman ‘operación de percepción’, pero el nombre real es ‘terrorismo de las mentiras’”, afirmó el presidente turco.