Altas temperaturas

Grecia y Turquía arden ante la ola de calor

  • Un incendio en la capital griega, Atenas, arrasa decenas de viviendas en suburbios en el norte de la ciudad

  • Varios focos siguen activos en el suroeste de Turquía , mientras se baten récords de altas temperaturas

Los bomberos luchan contra las llamas en la capital griega.

Los bomberos luchan contra las llamas en la capital griega. / Orestis Pangiotou / Efe

5
Se lee en minutos
Adrià Rocha Cutiller
Adrià Rocha Cutiller

Periodista

ver +

La destrucción es incalculable. Hay cenizas por todos lados, es terrible. Decenas de hectáreas de bosque han desaparecido, decenas de casas han quedado en escombros”. Así resumía el alcalde del distrito de Acharnes, Spyros Vrettos, a la televisión griega ‘Skai’, los incendios que desde este martes arrasan el norte de la capital griega, Atenas, y que este miércoles siguen amenazando con destruir varios barrios de la ciudad. Las llamas ya han arrasado parte de la villa olímpica —de las Olimpiadas de 2004—, los barrios de Thrakomakeones, Adames, y se dirigen al parque de Tatoi, un lugar histórico que pertenecía a la antigua familia real griega, que tenía su palacio de verano en las inmediaciones.

Estas escenas que hablan de la capital griega se están produciendo también en Turquía y el sur de Italia desde hace varios días, una región castigada por una ola de calor extrema por temperaturas superiores a los 40 grados centígrados, rozando en algunos casos los 50, y pasto de los fuegos. Unos incendios que están emitiendo además a la atmósfera gran cantidad de contaminación generada por el humo, advierten los expertos. Desde finales de julio se han producido también importantes incendios forestales en Albania, Bulgaria, Marruecos, Macedonia del Norte y El Líbano.

Los incendios de Atenas no se han cobrado de momento ninguna vida, pero que está obligando a evacuar barrios y pueblos cercanos. Unos kilómetros más al este, en la isla de Eubea, tocando a la capital griega , diez pueblos más han tenido que ser evacuados.

Un hombre contempla los restos de los incendios que han arrasado la zona norte de Atenas.

/ Orestis Pangiotou / Efe

Atenas ha llegado estos días a los 40 grados centígrados y en el otro lado del mar Egeo, en Turquía, las temperaturas superan los 45 grados. La última vez que se registró una temperatura similar fue en la década de los ochenta. De hecho, es Turquía la que está sufriendo más esta ola de calor y de fuegos: desde hace una semana, se han declarado más de 170 incendios. Ocho personas han muerto por las llamas , y varios miles han tenido que ser evacuados; entre ellos, turistas que se encontraban de vacaciones en la costa mediterránea de Turquía.

Varios alcaldes de localidades turcas afectadas por los incendios que por octavo día consecutivo han pedido más apoyo aéreo para frenar el avance de las llamas, informó este miércoles el diario Cumhuriyet. "La situación es muy grave. Las llamas se están acercando a la central térmica de la zona. Un avión o helicóptero con visión nocturna debería dirigirse al área de inmediato", declaró el alcalde de Milas, Muhammet Tokat, una de las zonas afectadas. Once incendios permanecían activos, tras extinguirse o controlarse otros 152 fuegos en 38 provincias del país, en su mayoría en la costa Mediterránea y del Egeo, según datos del ministerio de Agricultura.

En el sur de Italia, los bomberos han realizado entre martes y miércoles alrededor de 1.000 operaciones. Unos 100 fuegos seguían a media tarde de este miércoles ardiendo en diversas zonas de Sicilia, Calabria y Apulia, las regiones más afectadas desde hace semanas por la extraordinaria ola incendiaria.

En particular, los bomberos sigue trabajando en zonas suburbanas y bosques cercanos a las ciudades calabresas de Reggio Calabria y de Cosenza, y de las sicilianas de Palermo, Catania y Agrigento, según confirmó una fuente de los bomberos a este diario . En la isla de Sicilia, la gravedad de la situación hizo que el domingo el primer ministro italiano, Mario Draghi, decidiese declarar el estado de movilización nacional, tras que se registraran más de 160 incendios en menos de 48 horas.

Durante el pasado fin de semana, a causa de las llamas y el intenso humo, varias decenas de turistas y residentes tuvieron que ser evacuados de zonas costeras cercanas a Pescara, en la región de los Abruzos, y a Catania, en Sicilia. En Cerdeña, hace dos semanas, el fuego destrozó a 20.000 hectáreas y mató a centenares de animales salvajes.

El Centro Europeo de Información sobre los Incendios Forestales (EFFIS), que utiliza satélites para este control, pero solo registra los fuegos de más de 30 hectáreas, ha contabilizado 349 incendios de este tipo en el país en lo que va del año, unos 100 más que el promedio de los que han ocurrido en el país cada año desde 2008. Con ello, se han quemado unas 81.500 hectáreas de bosques, el doble del promedio en ese mismo lapso de tiempo.

Posibles razones

De momento, se desconocen las causas que han provocado el incendio que ruge en el norte de Atenas, aunque, según ha explicado el Gobierno griego, la hipótesis principal es un fallo en una torre eléctrica en el bosque. Una posible chispa, sumada a las temperaturas semi-infernales, el viento y la falta de lluvia desde hace meses podrían explicar el inicio del fuego, según el gobernador de la región de Ática, Yorgos Patulis.

Noticias relacionadas

"Según nos han dicho, ya no hay más peligro de que otras casas sean quemadas, aunque muchísimas han quedado completamente destruidas. Esto es un desastre ecológico, enorme. Un precioso bosque en las afueras de Atenas ha desaparecido por completo", explica Nikos, vecino de uno de los barrios afectados por el incendio en el norte de la ciudad.

Un hidroavión lucha contra las llamas en Atenas.

/ Orestis Pangiotou / Efe

Atenas y la región de Ática están cubiertas por una nube de ceniza y azufre, y las autoridades griegas han recomendado este miércoles que nadie salga de sus casas si no es absolutamente indispensable. "Si tienen que salir, usen mascarillas N95, KN95 o FFP2, que protegen contra las partículas de 2,5 milímetros o menos", ha recomendado en un comunicado el Observatorio Nacional de Atenas, un instituto de investigación científica del gobierno.