Catástrofe natural

Los incendios en las montañas del Líbano se cobran una víctima mortal

  • En el norte, más de 20.000 metros cuadrados de bosque han sido devorados por las llamas mientras las autoridades libanesas piden ayuda a Chipre para apagar el fuego

  • Un joven de 15 años que ayudaba a combatir las llamas ha muerto y los servicios de rescate denuncian que la falta de liquidez del Gobierno les deja con un material obsoleto 

Incendio en Qubayyat en la remota región de Akkar, en el norte de Líbano

Incendio en Qubayyat en la remota región de Akkar, en el norte de Líbano / Photo by JOSEPH EID / AFP

3
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

El Líbano lamenta otra desgracia. Un agresivo incendio forestal se ha extendido por el norte del país, arrasando con más de 20.000 metros cuadrados de bosque. Los fuegos se han cobrado su primera víctima mortal, un joven voluntario de 15 años. Ante la crítica situación económica que vive el país, el presidente Michel Aoun ha pedido ayuda a Chipre para apagar el fuego. Los servicios de rescate denuncian que la falta de liquidez del Gobierno les deja con un material obsoleto y unos salarios muy bajos para enfrentarse a la tarea ingente de combatir las llamas. 

La región cristiana de Qoubayat cuenta con uno de los bosques más bonitos del Líbano, donde conviven robles, pinos y cedros. Este miércoles las imágenes que llegaban desde el área eran apocalípticas. Los incendios forestales se extendían sin piedad gracias a los fuertes vientos y las altas temperaturas. Además, la desatención de un gobierno incapaz de gestionar el desastre ha avivado su propagación. Desde las redes, la población muestra su apoyo a los habitantes de la región norteña con el hashtag Salvar Qoubayat. 

Un joven de 15 años ha muerto tras caerse y golpearse la cabeza mientras ayudaba a combatir un incendio en el área de Kfartoun, en la frontera con Siria, según ha informado la Agencia Nacional de Noticias. Desde Akkar, la capital de la región, y Beirut, los bomberos se han desplazado en 18 camiones para mitigar las llamas. A su vez, 16 equipos de la Cruz Roja libanesa, que cuentan con más de 50 personas cada uno de ellos, están intentando evacuar las aldeas de esta área montañosa. Cinco personas han sido trasladadas al hospital mientras decenas de ellas han sido tratadas en el sitio. 

Equipo obsoleto

Según un representante de defensa civil en Beirut, el 60% del fuego está bajo control. Ahogadas por sus problemas de falta de liquidez, las autoridades libanesas confían sus esfuerzos de rescate en voluntarios de la Cruz Roja y de Defensa Civil. Aoun ha ordenado a los líderes del ejército y la defensa civil que reciban ayuda de Chipre, ya que en otras ocasiones cuando los incendios forestales se descontrolaban, el país vecino había enviado helicópteros. Precisamente la isla sufrió a principios de este mes el fuego más destructivo de sus 61 años de historia como república independientes. 

Otro año más, la falta del equipo adecuado ha dificultado y hasta paralizado los esfuerzos para sofocar los incendios en el Líbano. Este tipo de fuegos son muy comunes en el Líbano, poniendo en riesgo a las comunidades y la ecología de uno de los países más verdes del mundo árabe. A principios de este mes, el Instituto Libanés de Investigación Agrícola advirtió sobre el “muy alto” potencial de los incendios forestales debido a la actual ola de calor.

 

Semilla de la revolución

Precisamente hace dos años, unos fuegos descontrolados en las zonas montañosas del Líbano se convirtieron en la semilla para las protestas de octubre del 2019. La noticia de que las autoridades no pudieron enviar dos helicópteros al lugar de los hechos debido a un mantenimiento deficiente causó indignación. La incompetencia de la clase política generó una frustración entre su ciudadanía que se tradujo en la revolución de octubre. 

Noticias relacionadas

También este jueves, el primer ministro designado, Najib Mikati, se ha reunido con Aoun en el palacio presidencial de Baabda. El multimillonario se ha mostrado optimista y se prevé que la creación de un nuevo Ejecutivo es inminente. “Presenté mis propuestas, Aoun aprobó la mayoría de ellas e hizo algunos comentarios que son aceptables; si Dios quiere podremos formar un gobierno pronto”, ha dicho al abandonar la reunión. Estos incendios han prendido la cólera de una población ya traumatizada a medida que se acerca el primer aniversario de la explosión del puerto de Beirut el pasado 4 de agosto.