Magnicidio en el Caribe

La policía abate a cuatro presuntos asesinos del presidente haitiano, Jovenel Moïse

  • Las fuerzas de seguridad detienen a otros dos asaltantes

  • Según el informe forense, Jovenel Moïse recibió 12 impactos de bala

Agentes de la Policía de Haití.

Agentes de la Policía de Haití. / Adam Delgiudice / Zuma Press / Contactophoto

2
Se lee en minutos
El Periódico

La policía de Haití abatió a cuatro de los miembros del comando que presuntamente asesinaron este miércoles al presidente del país, Jovenel Moïse, y detuvo a otros dos, según anunció el secretario de Estado de Comunicación, Frantz Exantus. La operación policial se llevó a cabo en Pelerin, el mismo sector de mansiones donde se encuentra la vivienda privada de Moïse. Residentes en la zona informaron de que se registraron fuertes tiroteos en la zona.

Moïse fue asesinado en un ataque perpetrado en su residencia privada y en el que también resultó herida de bala la primera dama, Martine Moïse, que fue trasladada a un hospital de Florida para ser tratada. Los dos hijos de la pareja salieron ilesos del asalto. Las autoridades haitianas han atribuido el ataque a "un grupo de individuos no identificados" armados con fusiles del que nada se sabe, más allá de que hablaban español e inglés.

Según el informe forense, el presidente haitiano recibió 12 disparos realizados con armas de gran calibre y también de 9 milímetros. "Lo encontramos acostado boca arriba, pantalón azul, camisa blanca manchada de sangre, boca abierta, ojo izquierdo perforados. Vimos un agujero de bala en la frente, uno en cada pezón, tres en la cadera, uno en el abdomen", detalló el juez de paz encargado del informe, Carl Henry Destin, al diario 'Le Nouvelliste". Destin también explicó que el escritorio y la habitación de Moïse fueron "saqueados" por los asaltantes.

Incertidumbre

Noticias relacionadas

El asesinato de Moïse ha sumido al país caribeño en un nuevo escenario de incertidumbre no solo en el terreno político, sino también en el humanitario. Seis de cada 10 haitianos se encuentran en situación de pobreza. "Aún no está claro cómo evolucionará la situación", admiten fuentes de Médicos sin Fronteras, que asumen que el frágil equilibrio no está garantizado en ninguno de los frentes que están abiertos.

La ONU y las oenegés que trabajan sobre el terreno llevan meses alertando de un empeoramiento de la situación humanitaria, atribuible en un primer en un primer momento a la inestabilidad política y social y luego a la escalada de violencia que se ha cebado especialmente con Puerto Príncipe y que la semana pasada dejó 15 fallecidos en un tiroteo.