Crisis sanitaria global

EEUU no logra el objetivo de vacunar al 70% de los adultos antes del 4 de julio

  • La resistencia de los más jóvenes a inyectarse los fármacos es una de las razones por las que la meta que se marcó el presidente Joe Biden en mayo no se ha alcanzado todavía

Ethan Glover, de 12 años, recibe la vacuna de Pfizer-BioNTech, después de que las autoridades del estado de Pennsylvania autorizaran inyectar los fármacos a partir de esta edad.

Ethan Glover, de 12 años, recibe la vacuna de Pfizer-BioNTech, después de que las autoridades del estado de Pennsylvania autorizaran inyectar los fármacos a partir de esta edad. / HANNAH BEIER

4
Se lee en minutos
Sarah Yáñez-Richards

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo un cálculo sencillo en mayo: contó el número de vacunas de su país y el número de brazos de estadounidenses a inyectar y llegó a la conclusión de que el 70% de la población adulta tendría al menos una dosis y podría celebrar, el 4 de julio, la patriótica fiesta del Día de la Independencia sin preocuparse por la pandemia. Pero los últimos datos muestran que menos del 60% de los mayores de edad están completamente vacunados y menos del 67% ha recibido al menos una dosis. Ante estas cifras, el coordinador de la respuesta del covid-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients, advirtió de que necesitarán "unas pocas semanas más" para cruzar la meta marcada por el presidente.

"Era un objetivo muy alcanzable. EEUU tiene suficientes vacunas para cumplirlo", dice Spencer Fox, investigador de la Universidad de Tejas. En su opinión, entre las razones que han impedido cumplir hasta ahora con el compromiso están las dificultades que tienen muchas personas para acceder a la vacuna, sobre todo las de sectores vulnerables que no pueden tomarse un día libre para recibir las dosis o no cuentan con un medio de transporte para desplazarse hasta un centro de vacunación o una farmacia.

El poco temor al virus, los posibles efectos secundarios de las vacunas, la falta de confianza en los fármacos o en el Gobierno y la creencia en teorías conspirativas -que van desde que las vacunas están hechas con fetos hasta que inyectan un chip junto con la dosis- son otras razones por las que la curva de las vacunaciones del país está decreciendo tras haber alcanzado su máximo el 10 de abril con más de 4,5 millones de fármacos inyectados en un día.

 Resistencia de los jóvenes

"Vacúnate y ve a una fiesta en la piscina", dice el doctor Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas de la Casa Blanca, a los más de dos millones de seguidores de la 'influencer' Claudia Sulewski en un vídeo de Instagram. En esa entrevista desmiente afirmaciones como que uno de los efectos secundarios de la vacuna es que provoca infertilidad o que ocasiona mutaciones genéticas. No es casualidad que ahora el principal epidemiólogo de EEUU se deje entrevistar por esta 'youtuber' de 25 años, ni que la Administración se haya asociado con Twitch y Riot Games para llegar a los jugadores en línea, y con Panera y Chipotle para ofrecer comida gratis a quienes se inoculen.

"Las personas más jóvenes dudan más porque no están tan preocupados por tener síntomas graves del covid, que es uno de los mayores incentivos para vacunarse. Además, los jóvenes solo se pueden vacunar desde hace poco. Tal vez están esperando a ver si sus amigos se vacunan y comprobar si hay algún tipo de efecto secundario en esas edades", recalca Fox.

Los datos de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) muestran que poco más del 30% de la población de entre 12 y 17 años se ha vacunado y que menos del 50% de jóvenes de entre 18 y 39 años han recibido las dosis, en contraste con más del 80% de los mayores de 65 años y el casi 70% de las personas entre los 50 y 65 años. Fox explica que pese a que se vincula la inmunidad de rebaño con alcanzar el 70% de población vacunada, esto no se puede aplicar a los grupos de edades ya que en EEUU las distintas generaciones están interconectadas.

Apertura de colegios

Fox señala que lo más probable es que el país alcance la cifra del 70% este año y destaca que no sólo se consigue la inmunidad de rebaño con la vacuna sino también con aquellas personas que ya han pasado la enfermedad.

Noticias relacionadas

La desventaja de no alcanzar esta inmunidad es la creación de "huecos" en la sociedad a través de los cuales el virus "encuentra su camino" para propagarse. Según el experto, estos focos se pueden dar tanto en las zonas más vulnerables de la sociedad como por la propagación del virus a través de los menores de 12 años, que aún no se pueden vacunar en este país.

A pesar de que algunos especialistas empiezan a plantearse cómo será la reapertura total de los colegios después de las vacaciones de verano por la aparición de la nueva variante delta, Fox ve poco probable que el país tenga tantos contagios como el pasado invierno. "Tal vez haya un repunte alto, pero la gran mayoría de las personas de mayor riesgo de hospitalización o mortalidad ya estarán totalmente vacunadas. Así que creo que si hubiera una oleada, sería muy diferente de lo que hemos visto en el pasado".