Nueva polémica

La sombra de las presidenciales en Francia gana terreno en los comicios regionales

  • France Télévisions reveló el martes la fecha de las elecciones presidenciales: ni el momento del anuncio, ni el calendario, contentan a la oposición

  • La extrema derecha considera que las fechas elegidas, que coinciden con un periodo de vacaciones escolares, desembocarán en una fuerte abstención

El presidente francés, Emmanuel Macron.

El presidente francés, Emmanuel Macron. / CHRISTOPH SOEDER / DPA

3
Se lee en minutos
Irene Casado Sánchez
Irene Casado Sánchez

Periodista

ver +

Si la sombra de las próximas elecciones presidenciales en Francia planeaba de manera inevitable sobre los comicios regionales y departamentales -los últimos del quinquenio de Emmanuel Macron- el espectro ha terminado colándose de lleno entre la primera y la segunda vuelta del plebiscito territorial y protagonizando una nueva polémica. El martes, cuando la resaca electoral todavía hacía mella, France Télévisions reveló las fechas del escrutinio presidencial: los domingos 10 y 24 de abril, un calendario que debería ser oficializado la próxima semana en el Consejo de Ministros. Tan pronto como se dio a conocer la noticia, comenzó la controversia: ni el momento del anuncio, ni las fechas elegidas, convencen a la oposición, persuadida de que se trata de una nueva artimaña de Macron y sus acólitos.

Para Marine Le Pen, presidenta del Reagrupamiento Nacional (RN) y candidata al Elíseo, estas “fechas han sido elegidas, como toda una serie de cosas en las regionales, para desviar a los franceses de unas elecciones esenciales”. La líder ultra estima necesario “cambiar estas fechas”, ya que coinciden con un periodo de vacaciones escolares y, a su parecer, esto provocaría una nueva desmovilización del electorado. “¿Cree sinceramente que es posible movilizar a los votantes de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales cuando toda Francia está de vacaciones?”, lanzó Le Pen en la antena de France Inter.

“Todo esto contribuye a la abstención”

En el mismo tono, el conservador Xavier Bertrand, presidente saliente de la región de Hauts-de-France y favorito en la primera vuelta de los comicios regionales, mostró su descontento: “Esta información sobre la fecha de las elecciones presidenciales no llega por casualidad. ¿No cree que esta indiscreción del Gobierno podría haber esperado hasta el [próximo] lunes o martes?”, se interrogó en Europe 1. “Todo esto contribuye a la abstención porque se nos dice que la segunda vuelta de las elecciones regionales no es tan importante”, continuó quien también aspirará a la jefatura del Estado, poniendo el acento en la ínfima participación que protagonizó la primera jornada de dichos comicios. 

A su parecer, el anuncio del calendario electoral habría sido organizado con meticulosidad por las filas macronistas porque estas elecciones regionales "no son buenas para el poder de turno”. En efecto, La República En Marcha (LREM) no consiguió reunir más del 10% de los sufragios.

Duelos triangulares y cuadrangulares

Noticias relacionadas

Con la polémica como trasfondo, las diferentes fuerzas políticas centran sus esfuerzos en evitar una nueva abstención masiva en la segunda cita con las urnas. “Hacer ganar a la abstención, es hacer perder a la democracia”, escribió el primer ministro, Jean Castex, en su cuenta de Twitter, pidiendo a sus conciudadanos que ejerzan su derecho a voto. La extrema derecha, considerándose como la principal víctima de la baja participación, también lanzó un llamamiento a su electorado para tratar de mejorar sus decepcionantes resultados.

Teniendo en cuenta que todas las listas que reunieron más del 10% de los votos pueden concurrir a la segunda vuelta y que aquellas con más del 5% pueden fusionarse con otras, los duelos de este domingo serán triangulares e incluso cuadrangulares en ciertas regiones. En otras, como en Provenza-Alpes-Costa-Azul, donde los ultraconservadores son favoritos, se ha favorecido limitar el número de contendientes para tratar de impedir su victoria, así pues, el candidato ecologista terminó retirando su lista dejando vía libre a un cara a cara entre la extrema derecha y la derecha clásica. La próxima jornada electoral revelará el éxito o el fracaso de tal estrategia.