Entre ellos el editor jefe

Hong Kong detiene a los directivos del diario más crítico con Pekín

  • La policía acusa a los detenidos de "confabular con fuerzas extranjeras" por artículos publicados en el periódico 'Apple Daily'

Cheung Chi Wai, del Apple Daily, esposado y escoltado por la policía de Hong Kong.

Cheung Chi Wai, del Apple Daily, esposado y escoltado por la policía de Hong Kong. / EFE

3
Se lee en minutos
Adrián Foncillas
Adrián Foncillas

Periodista

ver +

El diario más popular y fragoroso de Hong Kong ha recibido otra cornada de la justicia. Con Jimmy Lai, fundador y propietario del 'Apple Daily', ya entre rejas, esta mañana ha caído su equipo más cercano. La policía ha detenido a Ryan Law, su editor jefe, y otros cuatro directivos. Están acusados de “colusión con las fuerzas extranjeras”, un delito contemplado en la Ley de Seguridad Nacional que despachó Pekín hacia Hong Kong el pasado año. Las penas previstas van de los tres a siete años e incluso la cadena perpetua para los casos más agravados.

Unos 200 agentes policiales entraron en la sede del diario con una orden judicial en una operación que recordaba a la de agosto pasado. La justificación llegó en una rueda de prensa policial: son una treintena de artículos que piden las sanciones internacionales sobre el gobierno de Hong Kong y China, publicados en inglés y cantonés, en la web y el papel. Una fuente policial ha aclarado al diario local South China Morning Post que el grueso de la materia delictiva son columnas de opinión firmadas por Lai y que están intentando identificar a los que se ocultan tras los pseudónimos de los restantes.

“Hay una fuerte evidencia de que esos artículos jugaron un papel muy importante en la conspiración y que dieron munición para que gobiernos, instituciones y organizaciones extranjeras impusieran sanciones sobre Hong Kong”, ha afirmado el superintendente Steve Li. También ha aclarado que la policía no persigue a periodistas sino a “una organización que ha violado el artículo 29 de la Ley”. “Defendemos la libertad de prensa”, ha enfatizado.

Advertencia policial a los periodistas

El Secretario de Seguridad, John Lee, ha abundado horas después en esa interpretación heterodoxa de la libertad de prensa. “Tenemos que diferenciar lo que es el normal desarrollo del ejercicio periodístico de lo que han hecho los sospechosos. Todos los periodistas de esta ciudad deberían distanciarse de su actitud. Han sido detenidos por conspirar para poner en peligro la seguridad nacional, y es vuestra elección si los consideráis como colegas”, ha explicado.

El sindicato lo ha visto de forma diferente. La Asociación de Periodistas de Hong Kong juzga que la Ley de Seguridad es un arma contra ciertos grupos de comunicación y ha pronosticado tiempos duros: “El público se abstendrá de confiarnos informaciones y filtraciones en asuntos de interés público porque los medios ya no podremos garantizar su seguridad”.

Golpe al mayor crítico del Gobierno

Noticias relacionadas

La detención del núcleo duro que sacaba adelante el Apple Daily supone un reto mayúsculo para el diario más crítico contra los gobiernos de Hong Kong y Pekín. Los rumores ya apuntaban a su cierre desde que su fundador entrara en prisión. A Jimmy Lai le sobran las razones para el pesimismo. Además del delito de colusión con fuerzas extranjeras, ha sido condenado por organizar y participar en tres manifestaciones durante aquellos meses convulsos.

Jimmy Lai es uno de los más conspicuos líderes del movimiento antigubernamental. Su diario, un tabloide que se popularizó con chafarderías sobre celebridades, animaba a las movilizaciones masivas e incluía páginas con consignas que muchos de los participantes recortaban y mostraban en las calles. También tenía lazos estrechos con el sector más duro de la administración Trump y mantuvo reuniones el secretario de Estado, Mike Pompeo, el vicepresidente, Mike Pence, o el antiguo asesor presidencial, John Bolton. No hay asunto que irrite más a Pekín que las intervenciones foráneas en asuntos que considera incondicionalmente propios así que su encarcelamiento se dio por descontado en cuanto se aprobó la ley.