Violencia en el país caribeño

Más de 10.000 haitianos han dejado sus casas por el recrudecimiento de la guerra entre bandas

Un millar y medio de personas se refugia en un centro deportivo del municipio de Carrefour

 Manifestantes gritan consignas, tras una misa en la iglesia de San Pedro de Pétion-Ville, en Puerto Príncipe.

 Manifestantes gritan consignas, tras una misa en la iglesia de San Pedro de Pétion-Ville, en Puerto Príncipe. / JEAN MARC HERVE ABELARD (EFE)

2
Se lee en minutos
El Periódico /AFP

Al menos 10.000 personas han tenido que abandonar sus hogares en las dos últimas semanas de la zona metropolitana de Puerto Príncipe por el recrudecimiento de los, enfrentamientos entre bandas armadas. Entre los desplazados se encuentran unas 4.140 mujeres y unos 4.345 niños, según cálculos de Unicef y de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). Los enfrentamientos entre las bandas se recrudecieron el 1 de junio por una reconfiguración de las alianzas entre las pandillas y por conflictos territoriales.

Los conflictos han causado al menos 50 víctimas mortales y un número desconocido de heridos, según informaciones recopiladas por la OCHA con sus socios locales. Las zonas más afectadas han sido Martissant y Fontamara, en el sur de la capital, y en los barrios de Delmas y Saint Martin, en el centro de la capital, donde se han registrado tiroteos constantes, incendios de viviendas y de comercios, así como agresiones sexuales. Cerca de 1.500 personas huidas de Martissant están instaladas desde hace más de una semana en el centro deportivo del municipio de Carrefour, al suroeste de Puerto Príncipe.

Se calcula que al menos 5.100 personas han buscado refugio en casas de familiares, mientras que cientos de personas siguen durmiendo en las calles y plazas de Puerto Príncipe o en iglesias. La OCHA afirma que la situación continúa siendo "volátil", aunque las condiciones de seguridad han mejorado desde el 10 de junio, y recuerda que varios periodistas han sufrido ataques cuando visitaron las zonas donde están alojados los desplazados internos.

"Guerrilla urbana"

Noticias relacionadas

El representante de Unicef en Haití, Bruno Maes, dijo en un comunicado que Puerto Príncipe está viviendo ahora "una guerrilla urbana, con miles de niños y mujeres atrapados en el fuego cruzado". "Las familias desplazadas con las que he hablado han perdido todo y urgentemente necesitan agua, comida, objetos de higiene personal, colchones, mantas y ropa", enumeró.

Se han registrado ataques de bandas armadas contra comercios en la principal avenida que conduce al aeropuerto internacional de Puerto Príncipe, que quedó bloqueada durante horas por los tiroteos.En un comunicado difundido el lunes, la oficina de Naciones Unidas en Haití dijo estar "profundamente preocupada por el recrudecimiento de la violencia" de las bandas armadas."Instamos a todas las partes interesadas a detener la violencia y a permitir el acceso a la ayuda humanitaria a las poblaciones necesitadas", dijo el comunicado de la ONU.