Hoja de ruta de la UE

Borrell actualiza la estrategia con Rusia ante la "espiral negativa"

  • El jefe de la diplomacia europea revisa el estado de sus relaciones con Moscú y propone un triple enfoque basado en responder, contener y diálogo

  • El documento, que será presentado a la cumbre de líderes europeos del 24 y 25 de junio, denuncia los intentos del Kremlin de "influir, interferir, debilitar e incluso desestabilizar" a la UE

El alto representante para la política exterior y de seguridad común de la UE, Josep Borrell, durante una rueda de prensa en Bruselas.

El alto representante para la política exterior y de seguridad común de la UE, Josep Borrell, durante una rueda de prensa en Bruselas. / JOHANNA GERON / POOL (EFE)

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

"En las circunstancias actuales, una asociación renovada entre la Unión Europea y Rusia, que permita una cooperación más estrecha, parece una perspectiva lejana”, reconoce el alto representante para la política exterior y de seguridad común de la UE, Josep Borrell. Su nuevo informe sobre Rusia alerta de la "espiral negativa" que existe en las relaciones, por las medidas agresivas adoptadas por Moscú, pero concluye que el objetivo debe ser "cambiar gradualmente la dinámica actual" a partir de una triple estrategia de "responder, contener y comprometerse" con Moscú.

El análisis, que Borrell presentará a los líderes europeos durante la cumbre del próximo 24 y 25 de junio y cuya publicación coincide con la reunión entre Joe Biden y Vladimir Putin en Ginebra, denuncia que Rusia utiliza variedad de instrumentos para "influir, interferir, debilitar e incluso desestabilizar a la Unión Europea, sus Estados miembros, países de los Balcanes occidentales y del partenariado este". Para empezar orquestando "sofisticadas" campañas de desinformación y manipulación, así como ciberataques pero también con ataques químicos y acciones militares para alimentar los conflictos en Ucrania, Georgia, Moldavia, Siria o Libia.

Aún así, Borrell apuesta por mantener la estrategia de la anterior jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, basada en cinco principios: implementación de los acuerdos de Minsk, reforzar las relaciones con los vecinos del Este, reforzar la resiliencia de la UE, comprometerse selectivamente con Moscú en asuntos de interés para la UE y los contactos entre los ciudadanos para apoyar a la sociedad civil rusa. "Hay que intentar entablar contactos positivos. Hay temas en los que resulta inevitable entablar una relación con Rusia. Rusia es un actor necesario para nosotros por no decir inevitable", justifica el político español, que espera que los 27 líderes de la UE avalen su nueva hoja de ruta.

Triple enfoque

La recomendación incluye un triple enfoque a seguir basado en responder a Moscú, frenar los intentos por socavar los intereses europeos y mantener el diálogo abierto. En primer lugar, Bruselas propone seguir respondiendo a las violaciones de derechos humanos y de la legislación internacional aplicando si es necesario medidas restrictivas e incluso limitando los recursos de las autoridades rusas con los que cuenta el Kremlin en política exterior. "Las sanciones son una herramienta al servicio de la política y se deben utilizar de manera selectiva, cuando haga falta y dependiendo de cada caso", opina Borrell que, no obstante, espera que no haya una escalada de sanciones "porque significaría que la relación se deteriora".

Noticias relacionadas

La segunda pata de la estrategia aboga por contener los intentos rusos de socavar los intereses de la UE desarrollando la resiliencia europea y coordinando sistemáticamente la repuesta con otros aliados de la OTAN y el G-7. Un elemento vital, según Borrell, debe ser mantener una unidad fuerte frente al Kremlin, algo que no está de antemano ganado dada la división de opiniones en la UE. "Sé, porque me lo han dicho, que Rusia no quiere implicarse directamente con la UE y que prefiere hablar directamente con los Estados miembros, con algunos Estados miembros. Si los europeos quieren mostrar unidad frente a Rusia e implementar esta política tienen que entender que no pueden ir uno a uno bilateralmente. Si los Estamos miembros aceptan estas orientaciones tienen que implementarlas y no dejar a Rusia aplicar una política de división. Si todo el mundo le dice 'tienes que hablar con la UE', Rusia tendrá que hablar con la UE o con nadie", advierte el político español.

Por último, Borrell apuesta por mantener la puerta abierta y dialogar con Moscú en todas las áreas de interés mutuo como puede ser la lucha contra el cambio climático, contra el terrorismo, la energía, Siria, Libia o el Ártico. "Está claro que esta comunicación no pretende inventar la rueda ni efectuar una ruptura completa con lo que hemos hecho. Lo que aclara es el enfoque general, identificando tres líneas de acción", ha resumido el jefe de la diplomacia europea.