Avance feminista

Ellas también montan en camello en Emiratos Árabes Unidos

  • Dubái cuenta ya con la primera academia femenina de este deporte

Sarah Collins monta en camello por el desierto emiratí.

Sarah Collins monta en camello por el desierto emiratí. / Ali Haider / Efe

2
Se lee en minutos
El Periódico / Efe

Montar a camello siempre ha sido un deporte de hombres en Emiratos Árabes Unidos. Así ha sido hasta que, este año, Linda Krockenberger ha fundado la primera academia del país que es, además, la primera academia para mujeres. La escuela, llamada "Desierto Arábigo", cuenta ya con seis alumnas, todas ellas de distintas nacionalidades. Son las extranjeras las que se sienten más atraídas por esta modalidad que hasta poco tiempo no era considerada como un deporte en Dubái.

El sueño de su fundadora es llegar a formar un equipo femenino que pueda participar en competiciones durante la próxima temporada, para ello necesita tener, al menos, 10 jinetes. De todas formas, por motivos deportivos y culturales no podrán competir. Es por ello que la idea de Krockenberger es que sus pupilas practiquen y compitan entre ellas para que cada vez haya más mujeres contra las que poder correr cuando el deporte esté más extendido.

Las mujeres entrenan en el circuito entre hombres.

/ Ali Haider / Efe

"Es una idea sin precedentes", afirma Obaid Al Falasi. El emiratí lleva toda la vida dedicándose a la cría de los camellos y es el socio fundador con Krockenberger. "Queríamos crear una escuela y un equipo femenino de carreras de camellos", explica Al Falasi que tiene dos hijas y quiere promover la participación de las mujeres en este deporte con este proyecto. "Es nuestra tradición, mi familia ha estado desde hace mucho en las carreras y la compra-venta -de camellos-", agrega. No solo eso. Al Fasi también subraya que son las inmigrantes las que muestran más interés en esta actividad porque "es diferente, es rara y no es accesible" para todas.

Las pupilas

En un principio, la mujer alemana contactaba con las mujeres que estaban interesadas vía Instagram, aunque ahora espera que funcione el boca oreja y que el proyecto se vaya conociendo tanto por Dubái como por el resto del país. "Es algo inaudito y a nadie se le pasa por la cabeza, así que tenemos que tener visibilidad para poder crecer", explica esta veinteañera.

Noticias relacionadas

"Cuando empecé a seguir su cuenta en Instagram y vi el anuncio del equipo me pareció un reto y me puse en contacto", explica Helen Kacnik, una sudafricana que, junto a una amiga de Nueva Zelanda, decidió formar parte del equipo. Ambas montan a caballo y querían aprender a montar a camello para poder participar en competiciones y carreras. "Los camellos son -la esencia de- Emiratos, si tienes la oportunidad de hacer algo por qué no hacerlo", cuenta la neozelandesa Sarah Collins. "Estar aquí es una oportunidad, creo que sería estúpido no aprovecharla. ¿En qué otro lugar puedo aprender a montar en camello? No es algo que encuentres fácilmente", insiste.

Estas mujeres pioneras llaman la atención en el circuito entre todos los hombres. Ellos podrán competir a partir del mes de octubre, cuando las temperaturas se lo permitan. Mientras tanto, ellas tendrán que esperar a que la sociedad emiratí siga avanzando para poder hacerlo.