Golpe de Estado en Myanmar

Empieza el primer juicio contra la exlíder birmana depuesta Aung San Suu Kyi

  • El ejército la acusa de intento de incitación, de violar los secretos oficiales, de corrupción y de incumplir las medidas contra el covid-19

  • La defensa y observadores internacionales mantienen que los cargos son falsos y que el juicio tiene "motivación política"

Aung San Suu Kyi lleva encarcelada desde el golpe de Estado.

Aung San Suu Kyi lleva encarcelada desde el golpe de Estado. / How Hwee Young / Efe

2
Se lee en minutos
El Periódico

Este lunes ha comenzado el primer juicio contra la exlíder birmana Aung San Suu Kyi después del golpe de Estado. La premio Nobel de la paz fue derrocada durante la insurrección armada del ejército, que la han acusado de hasta cinco delitos, aunque el proceso que levanta dudas entre las organizaciones garantes de los derechos humanos. De hecho, los observadores denuncian que se trata de "un juicio espectáculo". Human Rights Watch Asia ha afirmado que los cargos "son falsos y tienen una motivación política" y "deberían ser retirados, lo que supondría su liberación inmediata e incondicional". Para el juicio, la Junta que gobierna el país actualmente ha creado un tribunal especial.

Entre los cargos a los que se enfrenta está el de infringir la normativa sobre coronavirus mientras hacía campaña para las elecciones que ganó el pasado noviembre y también por posesión de walkie-talkies sin licencia. No solo esto, también se le acusa de cargos más graves como como intento de incitación, violación de la ley de secretos oficiales y cargos por aceptar 600.000 dólares y 11,4 kg de oro del ex ministro jefe de Rangún. Su abogado ha informado de que espera que el juicio se alargue hasta el mes de julio. Su equipo de defensa ha negado que la exlíder haya cometido ninguna infracción y califica estas acusaciones de "absurdas".

La condena

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) ha asegurado que el jefe de la Junta que la derrocó "está determinado a encerrarla para el resto de su vida". Suu Kyi solo ha podido reunirse dos veces con su equipo legal. "Nos preparamos para lo peor", ha asegurado su defensa, quienes han denunciado las acusaciones "absurdas" creadas con el objetivo de "mantenerla al margen de la escena (política) del país y ensuciar su imagen".

Noticias relacionadas

La vista comenzó a las 10.30 hora local y ha durado unas cinco horas y media. Su abogado ha explicado que Suu Kyi "no parecía encontrarse muy bien", pero el juicio ha seguido como estaba previsto. En la sala estaba también Win Myint, el presidente derrocado. De ser condenada culpable, la política birmana deberá cumplir una pena de hasta 10 años cárcel y sería inhabilitada de cara a las elecciones prometidas por la nueva Junta militar, sin fecha fijada.  Además de este juicio, tendrá que enfrentarse a otro por la violación de secretos oficiales, cargo penado con hasta 14 años de cárcel.

El Ejército que dirige la Junta insiste en que tomó el poder por la fuerza después de acusar al partido de Suu Kyi de cometer fraude electoral. Desde que el uno de febrero se hicieran con el poder, los golpistas han matado al menos a 862 personas durante la represión de las protestas, según la Asociación de Asistencia a los Presos Políticos, aunque la Junta cuestiona la cifra. Además, la Junta ha tachado de grupo terrorista al Gobierno de Unidad Nacional rival, creado por los partidarios de Suu Kyi, y lo ha culpado de atentados, incendios y asesinatos. Algunos activistas pro-democracia del país han anunciado que este lunes llevaran a cabo una serie de movilizaciones y huelgas que coincidirán con el cumpleaños del Che Guevara.

Temas

Birmania