Visita del presidente de EEUU a Europa

La UE apoya la petición de Biden de una nueva investigación del origen del covid

  • Von der Leyen Y Miche Michel, avisan que "es importante saber de dónde vino el virus para que no vuelva a pasar nunca más"

  • Washington y Bruselas reclaman una investigación dirigida por expertos de la OMS y que esté "libre de interferencias"

La UE cree necesario investigar el origen de la pandemia del covid-19. En la foto, Ursula von der Leyen y Joe Biden. / EFE / JULIEN WARNAND / REUTERS / PHIL NOBLE / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

A veinticuatro horas del inicio de la cumbre del G7 en Cornualles (Gran Bretaña), la Unión Europea se suma a Estados Unidos y apoya la petición de una investigación sobre el origen del covid-19. “Es de suma importancia que conozcamos el origen del covid-19. Tenemos que saber de donde ha venido para sacar las lecciones correctas, desarrollar herramientas adecuadas y garantizar que no vuelva a ocurrir”, ha advertido la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante una rueda de prensa conjunta con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, para exponer los objetivos de la UE de cara a la primera cita internacional en la que coincidirán este fin de semana con Joe Biden.

“Somos muy claros. Necesitamos transparencia total para aprender. El mundo tiene derecho a saber qué ha ocurrido y apoyaremos todos los esfuerzos para conocer la verdad”, se ha sumado Michel. Esta transparencia, según los dirigentes europeos, requiere que los investigadores internacionales tengan acceso completo a información sobre el coronavirus, detectado por primera vez en la ciudad china de Wuhan, y los centros implicados. “Existe una variedad de diferentes opciones que se están investigando ahora mismo y es importante que definamos para tener una única fotografía sobre el principio de la pandemia”, ha añadido von der Leyen.

Hasta ahora las investigaciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud no han llegado a resultados concluyentes. A principios de año determinaron que el virus saltó de un animal a los humanos pero persisten las dudas sobre la posibilidad de que el virus surgiera en un laboratorio –tal y como denunció Donald Trump durante la pasada campaña presidencial estadounidense- y los llamamientos a nuevas investigaciones no han cesado. Hasta el punto de que el presidente estadounidense encargó a finales de mayo a los servicios de inteligencia investigar a fondos los orígenes del coronavirus y presentar un informe en un plazo de 90 días.

El cierre de filas con Washington también quedará reflejado también en la declaración conjunta de la cumbre UE-Estados Unidos que mantendrán el próximo martes, 15 de junio, en Bruselas. El borrador pactado aboga por la puesta en marcha de una investigación “transparente” y libre de interferencias, basado en pruebas y dirigido por expertos de la OMS. Antes se rubricar este texto, los dirigentes europeos se encontrarán con el presidente estadounidense en Cornualles desde donde Biden se trasladará a Bruselas para participar primero en la cumbre de la OTAN y un día después con la UE.

Sanidad, clima, educación y economía

“Es bueno que Estados Unidos esté de vuelta y también que el G7 esté de vuelta”, ha celebrado von der Leyen antes de una cita de tres días, presidida por Reino Unido, con una agenda cargada de temas: desde la pandemia y el impacto de la crisis sobre la economía hasta la sanidad, el clima, la educación o las reglas multilaterales. Sobre el coronavirus y la sanidad, el objetivo es que el G7 se comprometa a terminar con la pandemia en 2022 acelerando la vacunación a nivel mundial. “La UE ha contribuido masivamente desde el principio. Conocen las cifras”, ha recordado von der Leyen subrayando la importancia de la iniciativa COVAX, para llevar las vacunas a los países con bajos ingresos, y el impulso a la vacunacíon a nivel doméstico.

“En Europa hoy más de 50% de la población adulta ha recibido al menos una dosis y 100 millones de euros están plenamente vacunados y hemos conseguido esto sin detener jamás la exportación de vacunas. De los 700 millones de dosis producidos en la UE desde diciembre pasado se han exportado 350 millones a 90 países”, ha detallado invitando a otros socios a mostrar una apertura sobre la que Bruselas espera anuncios concretos de la parte de Joe Biden.

Noticias relacionadas

En lo que no han entrado, ni tampoco entra el borrador de declaración de la cumbre de la próxima semana, es en la liberación de las patentes de vacunas. Un tema sensible en que chocan Bruselas y Washington desde que Biden sugiriera la liberación temporal de las mismas para acelerar la vacunación en el mundo. Una receta que Bruselas, pese a la petición este jueves de la Eurocámara, no comparte. Según la UE, la solución pasa por desarrollar capacidades de producción, especialmente en África, y el desarrollo de la tecnología mRNA muy prometedora también frente a otras enfermedades como la tuberculosis o la malaria.

La cumbre del G7 también abordará la respuesta al cambio climático y la situación económica. Sobre la mesa también estará la creación de un impuesto mínimo de sociedades del 15% aplicable a las grandes multinacionales. Una vez que las siete potencias del planeta refrenden la propuesta pasará a la mesa del G20 y la OCDE. En la reunión, a la que asistirán también los primeros ministros de Australia, Sudáfrica, Corea del sur e India, por videoconferencia, también se bordarán cuestiones de política exterior como Bielorrusia, Rusia, Irán, Etiopía y China.