Los Bolsonaro arremeten contra el presidente argentino Fernández tras decir que los brasileños "vienen de la selva"

• El mandatario argentino fue acusado de "racista" tras citar mal una canción y tuvo que pedir perdón en las redes sociales

• En Brasil lo criticaron duramente, entre ellos el presidente Jair Bolsonaro y su hijo, el diputado Eduardo Bolsonaro

Jair Bolsonaro en una visita a un pueblo indígena.

Jair Bolsonaro en una visita a un pueblo indígena. / Twitter

2
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

"Los mexicanos salieron de los indios, los brasileros salieron de la selva, pero nosotros los argentinos llegamos de los barcos. Eran barcos que venían de Europa". El presidente argentino, Alberto Fernández, quiso hacer un elogio sin fundamentos de la matriz europeísta pura de esta sociedad y provocó un escándalo con Brasil. La frase, que atribuyó al poeta y ensayista mexicano, Octavio Paz, en rigor forma parte de una canción de Lito Nebbia, un músico de rock al que Fernández admira y le enseñó en su juventud a tocar la guitarra. El jefe de Estado la repitió frente a su invitado especial, el jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez.

El fallido político provocó una red de críticas en las redes sociales que llevaron al presidente a pedir perdón públicamente. "A nadie quise ofender; de todas formas, a quien se haya sentido ofendido o invisibilizado, desde ya mis disculpas", escribió en su cuenta de Twitter. Remarcó a su vez que la "diversidad" que caracteriza a la Argentina "es un orgullo".

Pero la piedra del escándalo no tardó en rodar y llegar a Brasil, donde le permitió a su colega, Jair Bolsonaro, mofarse de las palabras de Fernández. El ultraderechista subió a su cuenta de Twitter una fotografía en la que se lo ve rodeado de integrantes de una comunidad originaria. "Selva", añadió.

Su hijo, el diputado Eduardo Bolsonaro, no se privó de tomar la palabra en las redes sociales. "¿No dirán que fue RACISTA contra los pueblos indígenas y africanos que formaron Brasil?", se preguntó. A su criterio, el lapsus de Fernández es un síntoma de que "el barco que se hunde es el de Argentina".

Noticias relacionadas

En el Parlamento de ese compararon a Fernández con el capitán retirado. "No voy a comentar lo que vomitó el Buenos Aires Bolsonaro. Brasil y Argentina están sufriendo la misma enfermedad. Solo locura y prejuicio", dijo la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Kátia Abreu.

La oposición de derechas argentina también embistió contra el mandatario. Argentina recibió entre 1881 y 1914, millones de migrantes extranjeros, especialmente de España, Italia, Siria y los países del Este europeo. En su gran mayoría pasaron a constituir una gran clase media que en la actualidad es parte del pasado en un país con más de un 40% de pobres. El mito de la "pureza" europea era generalmente repetido por los sectores conservadores durante las últimas décadas. Fernández quedó por algunas horas a su antecesor en la presidencia, Mauricio Macri, quien tres años atrás dijo en el Foro de Davos, en Suiza, que la asociación entre el Mercosur y la Unión Europea es “natural porque en Sudamérica todos somos descendientes de europeos”. Uno y otro se "olvidaron" de las comunidades originarias y las migraciones latinoamericanas.