Cumbre internacional

Miles de policías se despliegan en el sur de Inglaterra con motivo del G-7

Activistas de diferentes sectores anuncian protestas "molestas" y "perturbadoras"

Un oficial de policía en la entrada del castillo de Tregenna, en Carbis Bay, Cornualles.

Un oficial de policía en la entrada del castillo de Tregenna, en Carbis Bay, Cornualles. / REUTERS / TOM NICHOLSON

2
Se lee en minutos
El Periódico

Miles de policías han sido enviados desde toda Gran Bretaña para reforzar la seguridad ante lo que los organizadores advierten de que serán protestas "perturbadoras" y "molestas" cuando los líderes del G-7 se reúnan en una cumbre a lo largo de esta semana. La primera reunión en persona en dos años de los líderes de las principales economías desarrolladas tendrá lugar en Cornualles, en la punta del suroeste de Inglaterra, y se centrará en la pandemia del covid y el cambio climático. La policía ha cerrado las carreteras y los caminos costeros de Carbis Bay, la pequeña localidad que acoge el evento, levantando vallas de acero y otras medidas restrictivas.

La policía de Devon y Cornualles informó de que se han destinado 5.000 agentes adicionales para ayudar en la operación y que, en total, participan unos 6.500 agentes y personal. "Todo lo que hagamos será proporcionado y legítimo", dijo el subcomisario Glen Mayhew, encargado de la vigilancia de la cumbre. "Sabemos que los ojos de los medios de comunicación del mundo estarán puestos en nosotros durante los próximos siete días", añadió.

Aunque la amenaza del terrorismo se mantiene -Gran Bretaña se encuentra en su tercer nivel de alerta más alto, lo que significa que se considera posible un atentado-, la cuestión más preocupante por inminente para las autoridades son las protestas, cuyos activistas se esforzarán por causar grandes trastornos para poner de relieve sus causas.

"Perturbadores y molestos"

"Nuestros derechos no se ganaron con protestas silenciosas y educadas. Nuestros derechos se ganaron siendo ruidosos, perturbadores y molestos", dijo el grupo Kill The Bill, una de las 20 organizaciones activistas que se han unido a la Coalición de Resistencia al G-7 (RG7). "Seremos ruidosos. Seremos disruptivos. Seremos molestos", dijo el grupo, que hace campaña contra una propuesta de ley que daría a la policía poderes adicionales para frenar las protestas.

La policía asegura apoyar el derecho a las protestas pacíficas y ha asignado cuatro lugares para que los manifestantes se reúnan. Pero la plataforma -entre cuyos miembros se encuentran también grupos de lucha contra el cambio climático, activistas antiguerra y anarquistas- ha dicho que los boicoteará. "RG7 no habla ni se relaciona con la policía. Los policías no serán bienvenidos en ninguno de nuestros espacios", ha dicho en su página web.

Extinction Rebellion, que causó un caos de tráfico en el centro de Londres con 11 días de protestas en 2019, ha dicho que espera que unos 1.000 manifestantes se dirijan a Saint Ives, la ciudad junto a Carbis Bay, para la cumbre.

Noticias relacionadas

"Hemos hecho todo lo posible para planificar nuestras acciones para que sean pacíficas, creativas, artísticas y libres de covid", escribió en una carta abierta a los ciudadanos la semana pasada. "Pedimos sinceras disculpas de antemano por cualquier perturbación adicional que causemos", añadió en la misiva.

La policía ha indicado que adoptará una línea dura, con el argumento de que no se puede permitir una perturbación sostenida y que cualquier orden público o delito se tratará con "firmeza". "Suponiendo que una protesta tenga la intención de causar una perturbación importante, trataremos de despejar las carreteras bloqueadas tan pronto como sea posible", dijo la policía en su sitio web.

Temas

G-7