Catástrofe marina

El hundimiento de un buque petrolero en Sri Lanka hace temer un desastre ecológico

  • El portacontenedores arrasado por el fuego desde hace dos semanas cargaba con materiales químicos y puede causar el peor vertido tóxico de la historia del país

Explosión de un buque portacontenedores con bandera de Singapur

Explosión de un buque portacontenedores con bandera de Singapur / SRI LANKAN AIR FORCE MEDIA HANDO (EFE)

1
Se lee en minutos
EFE

El barco que transportaba productos químicos y sufrió un incendio hace casi dos semanas en la costa de Sri Lanka comenzó a hundirse este miércoles, lo que hace temer un vertido de petróleo con consecuencias catastróficas para el medio ambiente marino de la nación isleña.

La Marina esrilanquesa reveló hoy a los medios que el X-Press Pearl, que transportaba unos 1.500 contenedores cargados con ácido nítrico y otros químicos, ha comenzado a hundirse cerca de la costa occidental. «El buque ha comenzado a hundirse y ha sido transportado hacia aguas más profundas por una empresa de desmantelamiento con el apoyo de la Marina y otras partes involucradas», dijo el ministro de Pesca, Kanchana Wijesekera, en Twitter.

Este añadió que las autoridades están tomando medidas para proteger la cercana laguna de Negombo y las zonas costeras colindantes ante la posibilidad de un vertido de petróleo.

Dos semanas de incendio

El incendio en el navío, con bandera de Singapur, comenzó hace casi dos semanas cuando se encontraba en ruta a Colombo. Las autoridades han tratado desde entonces de extinguir las llamas, aunque la operación se ha visto complicada por los fuertes vientos asociados al monzón y al reciente paso por la vecina India de un ciclón.

Noticias relacionadas

El incidente ha provocado un vertido de desechos plásticos en parte de la costa occidental de Sri Lanka, y ha desatado el temor a uno de los peores vertidos en la historia de la isla.

Se trata del segundo incendio en una embarcación en los últimos meses cerca de la costa de Sri Lanka, después de un incidente similar el pasado septiembre en el petrolero New Diamond, que provocó un derrame de crudo.