Primer mandato

El futuro ministro principal norirlandés fija como objetivo "tumbar" el protocolo del Brexit

  • Poots ha asegurado que no negociará con el Gobierno irlandés hasta que se resuelva la cuestión del protocolo del Brexit y ha anunciado que ha solicitado ya una reunión con el primer ministro británico, Boris Johnson, para abordar el tema

Edwin Poots en una imagen reciente.

Edwin Poots en una imagen reciente. / Europa Press

Se lee en minutos
El Periódico

El nuevo líder del Partido Unionista Democrático (DUP) y virtual nuevo ministro principal norirlandés, Edwin Poots, ha explicitado como objetivo principal de su mandato el fin del protocolo del Brexit por el que se establecen controles a la entrada de mercancías desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte.

Poots, elegido como líder del DUP el pasado viernes, ha argumentado que el protocolo supone mantener a Irlanda del Norte dentro de la zona aduanera de la UE y en gran medida dentro del mercado único, lo que ha provocado protestas y disturbios protagonizados por los unionistas en las últimas semanas. "Vamos a intentar tumbar elementos del protocolo, pero el objetivo final es que se modifique su esencia o que se elimine", ha afirmado Poots en una entrevista publicada por 'The Sunday Life'. "Si no hay avances políticos significativos en las próximas semanas podría haber un proceso judicial", ha advertido.

De hecho, Poots ha asegurado que no negociará con el Gobierno irlandés hasta que se resuelva la cuestión del protocolo del Brexit y ha anunciado que ha solicitado ya una reunión con el primer ministro británico, Boris Johnson, para abordar el tema. "Para mí no es una cuestión unionista, sino una cuestión de Irlanda del Norte. Al final del periodo de transición habrá 15.000 controles para las mercancías que lleguen a Irlanda del Norte desde Gran Bretaña", ha recordado, lo que "afectaría a las mercancías de los supermercados, a la comida que está en la tienda de la esquina".

Poots ha subrayado que "el 98 por ciento de los medicamentos y aparatos médicos proceden de Gran Bretaña". "Podría haber problemas para traerlos tras el periodo de transición", ha argumentado.

"Necesitamos encontrar una solución que supere todo esto. Necesitamos que la UE reconozca que este protocolo no es adecuado para sus fines. No va a funcionar y por tanto vamos a volver a la pizarra", ha remachado.

Controles imprevistos

Tras estas declaraciones, el ministro para el Brexit del Gobierno británico, David Frost, ha advertido de que podrían tomar "medidas drásticas" y ha emplazado a la UE a "dejar de anotarse puntos y colaborar". Para Frost, los controles en el canal de Irlanda "no se pueden sostener durante mucho tiempo" porque "no se previó" la cuestión de los controles cuando se firmó el protocolo y por eso ha mostrado su "comprensión" ante el malestar de los unionistas norirlandeses.

"Ha habido protestas y la estabilidad política está en peligro. Nuestro objetivo primordial siempre ha sido proteger el Acuerdo de Belfast (Viernes Santo). Si el protocolo, no lo protege, no funciona", ha argumentado.

Noticias relacionadas

El protocolo está diseñado para proteger el acuerdo de paz que puso fin a décadas de violencia en Irlanda del Norte y a la disolución del Ejército Republicano Irlandés (IRA) evitando la existencia de una "frontera dura" entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

Ahora los partidos unionistas se quejan de que lo que ha generado es una frontera entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que queda vinculada a la normativa y al mercado único de la UE. Ahora Londres amenaza con activar el Artículo 16 para suspender el protocolo para evitar que la frontera se instaure una vez termine el periodo de transición posterior al Brexit.