Celebración del fin del Ramadán

Atentado en Kabul con una docena de muertos pese al alto al fuego

  • El ataque ha roto el alto al fuego promovido por los talibanes

  • El conflicto ha aumentado desde el anuncio de que EEUU retiraría a sus tropas del país

El presidente afgano Mohammad Ashraf Ghani habla durante la celebración del Eid al-Fitr.

El presidente afgano Mohammad Ashraf Ghani habla durante la celebración del Eid al-Fitr. / HEDAYATULLAH AMID / EFE

Se lee en minutos
El Periódico

Pese al alto al fuego, al menos 12 personas han sido asesinadas en un atentado en Kabul, capital de Afganistán. Los hechos se han producido durante el rezo del viernes en una mezquita de la capital afgana mientras los fieles se reunían para celebrar el segundo día de la festividad del Eid al-Fitr, que marca el fin del mes de Ramadán. El portavoz de la Policía de Kabul, Firdaws Faramarz, ha confirmado que la explosión tuvo lugar en la mezquita Hajji Bakhshi a las 13.30 horas local en el distrito de Shakar-Dara, al norte de la provincia de Kabul. Además de los fallecidos, en el atentado han resultado heridas más de 20 personas, como ha asegurado el portavoz de la Policía.

Aunque ningún grupo ha reivindicado todavía el atentado, el ataque ha roto la tregua de tres días que los talibanes habían convocado con motivo de la fiesta musulmana del Eid al-Fitr. Sin embargo, no es el único incidente que se ha producido en el país en las últimas horas donde al menos nueve personas han muerto y otras 17 han resultado heridas en otros dos ataques achacados a los insurgentes sobre las provincias de Kandahar y Kunduz, en el sur y en el norte del país, respectivamente.

El alto al fuego

Noticias relacionadas

La tregua solicitada por los talibanes es la cuarta en dos décadas de conflicto y llega poco después del anuncio de retirada de topas que hizo Estados Unidos y la OTAN. La retirada de 2.500 militares estadounidenses y unas 7.000 fuerzas de la OTAN ha hecho que se incremente la violencia en Afganistán, con una gran ofensiva de los talibanes en varias provincias del país que han derivado en combates. Solo en las últimas dos semanas han muerto alrededor de 1.500 insurgentes, mientras que el Gobierno afgano no ha revelado las bajas entre las fuerzas de seguridad afganas. 

El presidente afgano, Ashraf Ghani, ha aprovechado esta nueva tregua para ponerse en contacto con la formación insurgente para que esta estableciese un alto al fuego permanente. La idea de Ghani es retomar las conversaciones de paz que comenzaron en Qatar en septiembre del año pasado.