Espiral de violencia

Israel prepara una operación terrestre en Gaza

  • La población gazatí lamenta la destrucción de casas, mercados y coches mientras el Ejército israelí celebra acabar con edificios claves de Hamás

  • Desde Washington, Estados Unidos defiende el derecho a defenderse del Estado hebreo y manda a un enviado especial para tratar de rebajar la tensión

  • ¿Cuál es el origen del conflicto árabe-israelí? Todas las claves

Nuevos enfrentamientos entre las tropas israelís y los manifestantes palestinos en Hebrón. / AFP / HAZEM BADER / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

Las bombas no dejan de caer sobre Gaza. Y no hay horizonte en que cesen. El Ejército israelí ha anunciado la "preparación de operaciones terrestres" tras concentrar más tropas en la fronter con la Franja. Al menos 87 personas, 18 de ellos, menores, han muerto por los ataques de Israel desde el cielo. Unas 530 han sido heridas. Los militares celebran la destrucción de edificios claves de Hamás, entre los que se encuentra un banco y una infraestructura de inteligencia. Mientras, la población gazatí lamenta la completa desaparición de lugares claves para sus vidas, entre los que se cuentan casas, mercados o coches. Desde Washington, Estados Unidos defiende el derecho a defenderse del Estado hebreo. 

Cualquier periodista que ha informado desde la Franja conoce la torre Al Shorouk. Este edificio de 14 plantas solía convertirse en plató o sala de montaje o redacción para las coberturas desde el enclave. Este miércoles, Israel lo demolió. “Bombardear torres de apartamentos, que no son un objetivo militar y dejar decenas de familias sin hogar, es un crimen de guerra”, ha denunciado la organización israelí B’Tselem.

Así, Israel castiga por tierra, mar y aire a Gaza. Las tropas terrestres del Ejército ya esperan en la frontera de Gaza, una medida que recuerda a incursiones similares de Israel durante la guerra del 2014 y la del 2008-2009. “Estamos en varias etapas de preparación de operaciones terrestres”, ha declarado el teniente coronel Jonathan Conricus. El alcance de la violencia esta vez es distinto ya que recuerda más a los hechos ocurridos durante la segunda Intifada en el año 2000, muy extendidos durante todo el territorio israelí. Durante las guerras previas entre Hamás e Israel, la violencia se ceñía a la castigada Franja y a la zona sur del Estado hebreo.

Aeropuertos

"Tomará más tiempo, pero lograremos nuestro objetivo: restaurar la paz en el Estado de Israel", ha dicho Netanyahu durante su visita al sistema de defensa de misiles cúpula de Hierro. El ministro de Defensa, Benny Gantz, ha aprobado la movilización de 9.000 soldados reservistas como una "convocatoria excepcional". Siguen concentrándose efectivos en la frontera en la escalada más intensa de los últimos años. Además, el lanzamiento de tres cohetes desde el Líbano amenaza con desarrollar un conflicto a gran escala.

Frente al sinfín de cohetes dirigidos a ciudades israelís, muchas aerolíneas, como Iberia, han decidido cancelar sus vuelos a Israel. El gobierno ha optado por desviar la llegada de aviones al aeropuerto de Eilat, en el sur del país, a orillas del Mar Rojo. Las sirenas no han parado de sonar durante toda la noche en las localidades fronterizas con Gaza. Siete personas han muerto en Israel por el impacto de proyectiles que el sistema Cúpula de Hierro ha sido incapaz de detener.

La Yihad Islámica ha confirmado la muerte de siete de sus militantes. Hamás, por su parte, ha reconocido las bajas de 13 de sus miembros, incluido un alto comandante. Mientras, en paralelo a la guerra en los cielos, se vive un conflicto civil en las principales ciudades árabes de Israel con linchamiento entre judíos y palestinos. También en Cisjordania aumenta la violencia con 35 heridos. 

Evacuación de españoles

Poco ha tardado la administración Biden en apoyar al primer ministro, Binyamin Netanyahu, en esta nueva ofensiva con una llamada telefónica. El secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, ha insistido en el derecho del Estado hebreo a defenderse sin clarificar si los palestinos también gozan de este derecho. Precisamente es Washington quién lleva dos días bloqueando una declaración conjunta que condene también la violencia de Israel por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Además, fuentes diplomáticas afirman que EEUU se ha opuesto a una solicitud de Noruega, China y Túnez de una reunión pública del Consejo el viernes.

A su vez, España ya ha activado los planes para la posible evacuación de su ciudadanía en la Franja de Gaza, como ya hizo en las anteriores invasiones. Hay 98 personas registradas. La celebración del fin del Ramadán, el Eid al-Fitr, ha pasado desapercibida en la Franja. Debería haber empezado este miércoles por la tarde. Tanto Catar como Egipto esperaban lograr un alto el fuego con motivo de esta festividad musulmana pero sus esfuerzos hasta ahora han fracasado.

Varios funcionarios egipcios se han reunido primero con los líderes de Hamás en Gaza antes de mantener conversaciones con los israelís en Tel Aviv, según funcionarios de inteligencia del país del Nilo que hablaron bajo condición de anonimato. A su vez, restan pocas esperanzas en el enviado especial de Estados Unidos que está de camino a Israel. 

Con esta ofensiva, el Estado hebreo busca acabar con el responsable del brazo militar de Hamás, Mohamed Deif. Pero acaba siendo la población gazatí quién paga hasta con sus propias vidas la campaña israelí de asesinatos selectivos contra miembros de la milicia palestina. Desde la Franja, llegan imágenes de una violencia que no cesa, una violencia jamás vista en los últimos años. Por ahora, los pasos de entrada al enclave siguen cerrados así que la prensa internacional no puede acceder para documentar lo que está ocurriendo. El cerco se estrecha y la Gaza que emergerá tras esta ofensiva será otra. 

Noticias relacionadas