Afganistán

Los talibanes se hacen con un distrito clave para acceder a Kabul

  • La toma tiene lugar poco antes del inicio del alto al fuego anunciado para la celebración del Eid al Fitr

  • El Gobierno afgano espera que el conflicto aumente con la retirada de las tropas estadounidenses

Los ataques se intensificaron después de que las tropas intencionales comenzaran a abandonar el país.

Los ataques se intensificaron después de que las tropas intencionales comenzaran a abandonar el país. / NOORULLAH SHIRZADA / AFP

Se lee en minutos

El Periódico

Los talibanes han tomado un distrito estratégico que estaba controlado por el Gobierno afgano y que está a tan solo una hora en carretera de Kabul, la capital de Afganistán. La toma del distrito de Nerkh, en la provincia de Wardak, se produce en un momento de intensificación del conflicto por el anuncio del alto al fuego para la celebración de la festividad religiosa musulmana del Eid al Fitr, que celebra el fin del mes del Ramadán.

Noticias relacionadas

Nerkh, una de las puertas de entrada a Kabul, ha sido utilizada como base para lanzar ataques. "Las fuerzas de seguridad y defensa han llevado a cabo una retirada táctica de la sede de la policía local en el distrito de Nerkh", ha declarado a AFP el portavoz del Ministerio del Interior, Tareq Arian. Por su parte, el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, ha comentado en Twitter que habían tomado el control el martes y que "un gran número de soldados han muerto, han resultado heridos o han sido capturados". "Todas las armas, vehículos y municiones están en manos de los muyahidines", ha añadido.

El Ministerio de Defensa afgano, que no ha informado de las bajas ha manifestado su intención de recuperar el territorio. Estas zonas estratégicas para alcanzar Kabul han sido ocupadas o disputadas por los talibanes durante años. La inminente retirada de las tropas estadounidenses el próximo septiembre hace temer a las autoridades afganas que los talibanes estén esperando para lanzar grandes ofensivas contra las ciudades del país. Unos ataques que comenzaron a aumentar en cuanto Joe Biden anunció su interés por abandonar el país. Todo ello a pesar de las conversaciones de paz iniciadas en septiembre con el Gobierno en Doha, Qatar.