Triunfo independentista

Sturgeon reclama el derecho "fundamentalmente democrático" a un segundo referéndum tras vencer en las elecciones de Escocia

  • El Partido Nacional Escocés (SNP) roza la mayoría y gobernará en alianza con los Verdes

  • La ministra principal sigue considerando la celebración de un segundo referéndun a finales del 2023

Nicola Sturgeon en una entrevista de televisión.

Nicola Sturgeon en una entrevista de televisión. / Reuters

Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

El Partido Nacional Escocés (SNP) fue el gran vencedor en las elecciones al parlamento de Escocia, logrando un cuarto mandato consecutivo y quedando a un escaño de alcanzar la mayoría absoluta. La formación de Nicola Sturgeon dispondrá de 64 diputados, uno más que en el 2016. Junto a los Verdes 8 (+2) conforman la mayoría independentista más grande en la historia del parlamento de Edimburgo.

Los conservadores repiten con 31 escaños, los laboristas en tercera plaza obtuvieron 22 (-2), los Verdes 8 (+ 2) y los Liberales Demócratas 4 (-1). Alba, la nueva formación de Alex Salmond, creada en marzo en medio de una gran polémica, no logró ningún asiento. El voto táctico de las fuerzas unionistas podría haber privado a Sturgeon de la mayoría absoluta. Entre los rostros nuevos en el parlamento escocés está el de Kaukab Stewart del SNP, la primera mujer de color diputada, ganadora en la circunscripción de Glasgow Kelvin.

Direcciones opuestas

En su discurso de agradecimiento tras la victoria, Sturgeon comparó el contraste entre las dos direcciones opuestas que marcan los resultados electores del jueves, con Inglaterra, donde los conservadores han avanzado aún más, con el laborismo hundido y lo ocurrido en Escocia, con el apoyo de los electores a las fuerzas independentistas. “La mayoría de la gente aquí en Escocia respalda una visión de futuro para nuestra nación progresista, inclusiva y abierta al exterior y estamos ante muchos más años de gobiernos conservadores de derechas obsesionados con el Brexit, por el que nosotros no hemos votado, llevándonos en una dirección que no hemos elegido”.

Sin justificación democrática

Sturgeon considera que el segundo referéndum de independencia se ha convertido en “un principio fundamental democrático. Los escoceses tienen que tener el derecho a decidir su propio futuro cuando la crisis del Covid haya pasado” y Boris Johnson “no tiene justificación democrática de ningún tipo” para bloquear la consulta. La ministra principal sigue considerando realista el llevarlo a cabo a finales del 2023, si bien admite que la prioridad en estos momentos es superar crisis de la pandemia. Otra de las tareas  urgentes será reunificar el movimiento nacionalista enfrentado a consecuencia del proceso contra Salmond.

Irresponsable y temerario

Noticias relacionadas

La elección ha mostrado el vigor de que sigue gozando el SNP, que ha gobernado desde el 2007 y ahora posee el mandato para seguir haciéndolo durante los próximos cinco. Al acabar la nueva legislatura que ahora arranca habrá cumplido 19 años ininterrumpidos dirigiendo Escocia. Sturgeon gobernará en minoría como ha venido haciendo, en alianza con los Verdes, que aumentan su poder, aunque en principio se descarta que ambas fuerzas formen una coalición formal. Juntos, el SNP y los Verdes, suman la mayoría independentista en el parlamento.

El sábado, muchas horas antes de conocerse los resultados, Johnson se mostró una vez más reticente a autorizar la consulta, aunque no hubo negativa tajante. “Creo que un referéndum en el contexto actual es irresponsable y temerario”, declaró al The Daily Telegraph.  “Mi impresión es que ellos (el SNP) han descartado la idea del referéndum y me parece acertado porque no creo que sea en absoluto el momento de disputas constitucionales, de hablar sobre cómo despedazar nuestro país, cuando lo que la gente realmente quiere es sanar nuestra economía y recuperamos juntos”.