Crisis sanitaria global

La India alcanza los 3.600 fallecidos por covid en un día

  • El país asiático recibe ayuda internacional para paliar las carencias de material sanitario

  • Varios hospitales sufren la muerte de pacientes por falta de oxígeno

Un sanitario aplica oxígeno a un paciente en Nueva Delhi.

Un sanitario aplica oxígeno a un paciente en Nueva Delhi. / EFE

Se lee en minutos

El mundo mira aterrado a la India, país que sigue rompiendo el techo de cifras devastadoras por covid en los últimos días. El domingo se han contabilizado 3.680 muertos por coronavirus diario después de que un día antes, el sábado, el número de contagios superase por primera vez los 400.000 en 24 horas. La India se mantiene como el cuarto país con más muertes en términos absolutos, 215.000, solo por detrás de Estados Unidos, Brasil y México. En este contexto, las autoridades sanitarias mundiales advierten de que el virus no conoce fronteras y que la devastación india puede reproducirse en cualquier país, por lo que apelan a prestar ayuda sanitaria de forma urgente.

Una cuarentena de países han respondido a la petición y durante las últimas horas llegaron nuevas remesas de suministros médicos procedentes de Alemania, Uzbekistán, Estados Unidos y Bélgica. En total, la India ha recibido 9.000 antivirales de Remdesivir que envía la Unión Europea, además de ventiladores, 28 toneladas de equipos médicos, generadores de oxígeno, cilindros de oxígeno, concentradores y reguladores, entre otros suministros. El país lleva más de 10 días operando al 99% de su capacidad y reportando una severa crisis de oxígeno que ha castigado con especial gravedad a la capital, Nueva Delhi.

Esta situación está dejando impactantes imágenes de hospitales completamente desbordados, así como crematorios. El aluvión de cadáveres está obligando a hacer la cremación en emplazamientos alternativos como aparcamientos, mientras muchas familias ruegan atención en centros sanitarios sobrepasados.

Crematorio en India tras el aumento de contagiaos de Covid.

/ IDREES MOHAMMED

El sábado, una docena de personas murieron en el Hospital Batra de Nueva Delhi cuando se terminó el oxígeno por segunda vez en una semana. The Times of India reporta 16 muertes en el estado sureño de Andhra Pradesh debido a la falta de oxígeno en dos hospitales y seis fallecidos más en el suburbio de Gurgaon, en la capital. El país está explorando la posibilidad de producir oxígeno en sus plantas de nitrógeno, según explicó en su cuenta de Twitter el primer ministro indio, Narendra Modi. "Para aumentar el suministro de oxígeno, el Gobierno está trabajando para convertir las plantas de nitrógeno en plantas de oxígeno. Se están identificando y convirtiendo industrias potenciales", apuntó Modi.

En la búsqueda de oxígeno a contra reloj, el Ejecutivo también plantea utilizar el oxígeno gaseoso que se emplea en las industrias como las petroquímicas, para poder implementarlo con fines médicos. "Se espera que unas 10.000 camas con oxígeno puedan estar disponibles pronto, levantando hospitales temporales cerca de tales plantas", explicó el Gobierno en un comunicado.

Campaña masiva de vacunación

En esta coyuntura, la India lo fía todo a la ambiciosa campaña de vacunación de toda la población adulta iniciada el sábado, una nueva fase que abarca a los ciudadanos de entre 18 y 44 años, unos 500 millones de nuevos beneficiarios. Sin embargo, la falta de dosis suficientes reportada por varias regiones está suponiendo que no se esté aumentando el número de inoculaciones diarias previstas para el inicio de esta fase. Hasta el momento, 28,6 millones de beneficiarios han recibido las dos dosis necesarias para la completa inmunización, unas cifras aún alejadas de la meta inicial de inocular a 300 millones de personas para el mes de julio.

A lo largo del fin de semana se han registrado largas colas en los centros de vacunación de las ciudades de todo el país, con personas desesperadas por vacunarse contra una enfermedad que ha desbordado las infraestructuras sanitarias.

Noticias relacionadas

A pesar de ser el mayor productor de vacunas, la India está sufriendo unas carencias internas que han llevado al Gobierno a suspender temporalmente todas las exportaciones de AstraZeneca para satisfacer la demanda interna.

Una de las polémicas más candentes en el país asiático es el hecho que que el Gobierno, en medio de este desastre sanitario, no imponga un confinamiento en todo el país. El primer ministro ha situado el bloqueo nacional como "último recurso" debido al temido impacto económico, después de que el cierre del año pasado hiciera que la producción cayera un 24% entre abril y junio en comparación con el año anterior.