Destituyen por corrupción al gobernador de Río de Janeiro

• Nelson Witzel fue encontrado culpable de cometer actos dolosos en el medio de una pandemia que ha causado estragos en el tercer estado de Brasil

El destituido gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel.

El destituido gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel. / SILVIA IZQUIERDO (AP)

Se lee en minutos

Wilson Witzel ha sido destituido este viernes como gobernador de Río de Janeiro por actos de corrupción cometidos durante los primeros meses del combate contra el covid-19 que ha provocado estragos en el tercer estado de importancia de Brasil. Nadie se sorprendió por la decisión que adoptó un tribunal formado por jueces y legisladores estaduales. La caída de Witzel se venía anunciando desde el mismo momento en que fue apartado se su cargo el año pasado por la Asamblea Legislativa carioca. "¡El resultado del proceso de acusación es repugnante! La norma procesal y la técnica nunca estuvieron presentes. No fui sometido a un Juzgado de Estado de Derecho, sino a un Juzgado Inquisitorial. Con derecho a un verdugo en la línea del Estado Islámico, que no mostró la cara", se quejó el ex fusilero naval y ex juez, tan ultraderechista como Jair Bolsonaro, pero enfrentado con el presidente desde el momento en que despuntaron en Witzel ambiciones políticas mayores a las de su cargo.

El tribunal lo encontró culpable de irregularidades en diversas contrataciones y malversación de recursos públicos destinados al combate contra el virus que mató a casi 44.500 habitantes de ese estado y contagió a otros 740.000.  A su vez, fue acusado de orquestar una "organización criminal" dedicada a recibir sobornos de un empresario del área de salud, quien logró la adjudicación de varios de los contratos de emergencia para hacer frente a una pandemia que ya ha provocado el fallecimiento de más de 400.000 personas en todo el país.

"El juez fascista desconocido elegido con el apoyo de Bolsonaro se ha manchado en casos de corrupción en la gestión de la pandemia y ahora está definitivamente destituido de su cargo. Entonces, ¿Witzel? ¿Es un buen bandido un bandido muerto?", se preguntó con ironía Flavio Serafini, un diputado del PSOL, la formación de izquierda a la que pertenecía Marielle Franco, asesinada en 2018.

Witzel llegó a proponer el bombardeo de las favelas, como se conocen las barriadas populares que son objeto de disputas territoriales entre facciones del narcotráfico. Su programa de "mano dura" y "tolerancia cero" lo llevó a señalar que "un buen bandido es un bandido muerto".

Un largo historial de corrupción

Noticias relacionadas

El vicegobernador Claudio Castro asumirá las funciones ejecutivas de Río de Janeiro hasta las elecciones de 2022. Pero la posibilidad de que el gobernador interino caiga en desgracia no es descartada por nadie: sobre él también pesan sospechas de corrupción.

Los antecesores de Witzel fueron investigados por las mismas razones: Wellington Moreira Franco (1987-1991), Anthony Garotinho (1999-2002), Rosinha Matheus (2003-2006), Sergio Cabral (2007-2014) y Luiz Fernando Pezão (2014-2018).