Teorías de la conspiración

El gurú 'salvaniños' de Francia

  • Un juez francés lanza una orden de detención internacional contra un expolítico antisistema por el secuestro de una niña de 8 años

  • La pequeña fue localizada cinco días más tarde junto a su madre, que perdió su custodia en enero, en una fábrica abandonada en Suiza

Rémy Daillet-Wiedemann en una imagen de archivo del 2009.

Rémy Daillet-Wiedemann en una imagen de archivo del 2009. / AFP

4
Se lee en minutos
Irene Casado Sánchez
Irene Casado Sánchez

Periodista

ver +

El martes 13 de abril, Mia se encontraba en la casa de su abuela materna cuando tres hombres llamaron a la puerta de su domicilio en la pequeña localidad de Saint-Dié-des-Vosges, en el noreste de Francia. Los individuos aseguraron trabajar para los servicios de Protección Judicial de la Juventud y, alegando una cita en sus instalaciones, se llevaron consigo a la menor de ocho años. Siguiendo su intuición, la abuela y tutora legal, contactó al organismo en cuestión y descubrió que ningún educador ni representante institucional tenía la misión de acudir a su casa o trasladar a la niña. Mia, de 1,30 metros de estatura, ojos marrones y pelo castaño, acababa de ser secuestrada. Cinco días más tarde, la menor fue encontrada junto a su madre en una fábrica deshabitada en Suiza. Al investigar el rapto, las autoridades encontraron un movimiento complotista, antisistema y 'survivalista' liderado por un extraño personaje: Rémy Daillet-Wiedemann, exmiembro de la formación política francesa MoDem, huido a Malasia y contra quien un juez ha decretado una orden de detención internacional

"Operación Lima". Bajo este nombre en clave, 'Jeannot', 'Bruno', 'Pitchoun', 'Cuervo', 'Bouga' y un sexto hombre que aún no ha sido identificado, pusieron en marcha una verdadera maniobra militar para "salvar a una menor" y "restituirla" a su progenitora, quien perdió su custodia tras decidir vivir al margen de la sociedad el pasado mes de enero y negarse a escolarizar a la niña. Todos ellos, de entre 23 y 60 años, se conocieron a través de las redes sociales compartiendo sus teorías de la conspiración, sus ideas ultraconservadoras y su doctrina antisistema

"Debemos actuar"

"Están en contra del Estado y se movilizan contra lo que llaman la dictadura sanitaria [...] Para ellos, los niños en acogida son arrebatados injustamente a sus padres", explicó François Pérain, fiscal de Nancy. Reunidos en torno a "las mismas ideas", los protagonistas del mediático secuestro tienen poco o casi nada en común, "integrados socialmente" y "desconocidos por la justicia", uno no tenía empleo, otro trabajaba en el mundo del espectáculo, un tercero discapacitado vivía en casa de sus padres, otro ejercía como director técnico en una empresa luxemburguesa... Y, en el epicentro de tan variopinta mezcla, aparecería Rémy Daillet-Wiedemann, excéntrico 'gurú' partidario de un golpe de Estado en Francia, que habría "desempeñado un rol en la organización del secuestro", según el ministerio público.

"Franceses, nuestro país ha conocido el equivalente a una guerra [...] Todo ha sido destruido. El Estado, la sanidad, la justicia, la educación, la economía, el poder público, los ejércitos, el patrimonio, todo ha caído [...] Peor aún: una verdadera empresa de destrucción amenaza no solo a vuestros bienes, sino a vosotros mismos y a vuestros descendientes [...] Por lo tanto, debemos actuar", escribe Daillet-Wiedemann en su página web instando a sus seguidores a participar en un golpe de Estado "de forma ordenada".

Hombres "valientes" que merecen "nuestros elogios"

En un vídeo difundido el pasado 20 de abril, quien fuera presidente de la formación centrista MoDem en Haute-Garonne a finales de los años 2000, señala que su "organización libre y resistente devuelve a los niños secuestrados por el Estado a sus padres a petición de estos". El exiliado francés de 55 años y padre de 11 retoños, aplaude a los hombres "valientes" que participaron en el secuestro de la menor, "reestableciendo la ley" y, por ende, merecen "nuestros elogios". Daillet-Wiedemann evita pronunciar el nombre de Mia consciente de los riesgos penales que podría suponer reconocer su implicación directa. El pasado domingo, en el marco de la investigación de la "Operación Lima", las autoridades galas emitieron una orden de detención internacional contra el controvertido 'gurú'.

En su defensa, Daillet-Wiedemann asegura en una entrevista concedida al diario 'Le Parisien', que la madre de Mia "suplicó que la ayudásemos y obtuvo ayuda". "Se organizó una operación de buena voluntad [...] dirigida por buenos hombres, personas heroicas, que devolvieron esta niña a su madre […] Yo digo bravo. ¡Gran trabajo, chicos! Ojalá hubiera muchos más hombres como ellos...", añade el líder 'survivalista'.

"Mi popularidad debe estar empezando a molestar"

Noticias relacionadas

Promotor de ideas contra el uso de las mascarillas en plena pandemia, defensor de la abolición de los impuestos, firme admirador de Donald Trump, contrario al matrimonio homosexual o a la tecnología 5G, y abiertamente antisemita -"con nuestros compañeros de los Einsatzgruppen, éramos verdaderos ecologistas", comenta en un vídeo evocado por 'Libération', en referencia a los escuadrones de ejecución itinerantes de las SS-, Daillet-Wiedemann tiene un objetivo claro: "acceder un día, si Dios quiere, a las altas responsabilidades del país para restablecer las libertades fundamentales y la prosperidad".

"Con este tipo de discursos, se arriesga a que le tomen por un megalómano o un mitómano delirante...", lanza con elocuencia el periodista del diario parisino sin causar molestia alguna a su interlocutor. "La gente tiene derecho a pensar eso. Pero hay decenas de miles de personas detrás de mí, dispuestas a trabajar y a pasar a la acción. Simpatizantes, hay muchos más. Mi popularidad debe estar empezando a molestar", zanja el histriónico personaje, seguro de su devoto público.