Irak

Un ataque con cohetes cerca del aeropuerto de Bagdad no deja víctimas

  • Las agresiones contra instalaciones con presencia estadounidense en Irak se han intensificado

El ataque ocurrió a las 21.00 hora local del viernes (18.00 GMT) y ningún militar estadounidense resultó herido, según el Pentágono.

El ataque ocurrió a las 21.00 hora local del viernes (18.00 GMT) y ningún militar estadounidense resultó herido, según el Pentágono. / EFE

1
Se lee en minutos
El Periódico

Al menos tres cohetes impactaron este jueves cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, donde están estacionadas fuerzas de la coalición internacional liderada por Estados Unidos que lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico, sin provocar víctimas, informó el Ejército iraquí. La Célula de Información de Seguridad del Ejército iraquí dijo en un comunicado que al menos tres cohetes impactaron cerca de las instalaciones aeroportuarias, donde están estacionadas tropas y contratistas internacionales, sin que por el momento se hayan registrado víctimas ni daños materiales.

Según la nota, el primer cohete impactó cerca de la prisión de Al Karj, el segundo en un campo vacío en las inmediaciones de la Academia del Servicio de Lucha contra el Terrorismo y, el tercero, en los alrededores de una instalación militar iraquí. Asimismo, apuntó que las fuerzas de seguridad han iniciado una investigación para encontrar a los responsables de esta nueva acción, que se produce en un momento en el que se han intensificado los ataques con cohetes contra instalaciones militares y civiles tanto iraquíes como internacionales.

Noticias relacionadas

Según el comunicado, los supuestos responsables forman parte de "bandas ilegales", aunque no ofreció detalles. Hasta el momento ningún grupo ha reivindicado la acción, aunque los ataques contra instalaciones con presencia estadounidense han sido recurrentes en el último año desde que el comandante iraní Qasem Solemaní fuera asesinado en un bombardeo selectivo de EEUU en enero de 2020 en Bagdad.

Washington acusa directamente a milicias iraquíes respaldadas por Irán, que en múltiples ocasiones han negado su implicación en estos ataques aunque exigen la salida de las tropas norteamericanas del país. La acción se produce además en un momento en el que hay conversaciones entre Estados Unidos e Irak sobre el papel de las fuerzas de combate dentro del país árabe, que en el último año se ha limitado a tareas de asesoramiento y entrenamiento.