Oriente Próximo

Ataques cruzados entre Siria e Israel elevan la tensión con Irán

  • El lanzamiento de un misil tierra-aire sirio que explotó en el sur de Israel ha provocado la respuesta del Ejército hebreo hacia el país árabe

  • Irán, fiel aliado de Asad en Siria, prometió hace unos días "venganza" tras el supuesto sabotaje de Israel de su planta de enriquecimiento de uranio

Una unidad del Ejército israelí en los Altos del Golán, territorio ocupado fronterizo con Siria.

Una unidad del Ejército israelí en los Altos del Golán, territorio ocupado fronterizo con Siria. / ATEF SAFADI / EFE

Se lee en minutos

En la mayoría de hogares israelís, la población duerme tranquila mientras sobre sus cabezas, en los cielos, se vive una tensa noche. El lanzamiento de un misil tierra-aire sirio que explotó en Dimona, al sur de Israel, la madrugada del jueves ha desencadenado la respuesta del Ejército hebreo hacia el país árabe. Los ataques cruzados entre ambos territorios tienen lugar en un contexto de escalada de tensiones después de que Irán, fiel aliado del presidente sirio, Bashar al Asad,, prometiera “venganza” tras el sabotaje de su planta de enriquecimiento de uranio en supuestamente por Israel. 

Dimona es una ciudad israelí del desierto del Néguev. Situada a apenas 35 kilómetros del excepcional Mar Muerto, también guarda otro conocido secreto: es el hogar del Centro de Investigación Nuclear del Néguev. Aunque Israel siempre ha seguido una política de “ambigüedad nuclear” y nunca ha revelado su arsenal atómico, los expertos aseguran que tiene entre 100 y 300 ojivas nucleares. En el reactor nuclear de alto secreto de Dimona, al sur del país, es donde se desarrollan. 

Las Fuerzas de Defensa Israelís (IDF, por sus siglas en inglés) han descrito el proyectil como un misil tierra-aire, generalmente usado para la defensa aérea contra aviones de combate. Por ello, han asegurado que podría tratarse de un proyectil errante. Aunque su caída a 300 kilómetros de Damasco es sospechosa. Es una distancia demasiado larga para un misil tierra-aire que ha sido disparado de forma errática. Su lanzamiento ha hecho sonar las sirenas en la zona pero no ha habido ni heridos ni daños físicos en Israel.

“En respuesta, atacamos la batería desde la que se lanzó el misil y baterías adicionales tierra-aire en Siria”, han tuiteado las IDF. Según la agencia estatal siria SANA, el fuego israelí procedió del territorio ocupado Altos del Golán “hacia posiciones en las cercanías de Damasco” en las primeras horas del jueves dejando cuatro soldados heridos y “algunas pérdidas materiales”. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (SOHR) ha declarado que los ataques destruyeron las baterías de defensa aérea en el área de Dmeir, donde se sospecha que se almacenan armas de milicias leales a Irán. 

Irán, aliado de Asad

Los enfrentamientos entre países vecinos tienen lugar en un clima de tensión en la región. Muchos culpan de esta escalada al gran aliado regional Al Asad en Siria: Irán. Desde el país persa, se acusó a Israel de los recientes ataques a sus instalaciones nucleares, sobre todo del sabotaje a la planta nuclear de Natanz del pasado 11 de abril. Israel no ha reconocido su papel pero los medios en el país persa alegan que fueron los servicios de seguridad israelís quienes llevaron a cabo una “operación cibernética”.

Noticias relacionadas

Como respuesta, Irán ha declarado su intención de aumentar el enriquecimiento de uranio al 60%. Estos ataques cruzados sobre el terreno complican los intentos diplomáticos, liderados por Estados Unidos, para reactivar el pacto nuclear con Irán. Siria se ha convertido en un territorio de enfrentamiento indirecto entre las potencias rivales que se acusan de querer destruirse mutuamente. Es una rareza –y un signo del aumento de la tensión– el reconocimiento del lanzamiento por parte de las IDF. Aunque han llevado a cabo centenares de ataques en Siria, rara vez se han reconocido de forma pública.