Avance social

Guinea Conakri aprueba una ley para proteger a los albinos

  • Estas personas son vistas como diablos o seres sobrenaturales en algunas regiones

  • La ley contempla cadena perpetua para quien cometa crímenes contra los albinos

 Guinea se convierte en el primer país del mundo en aprobar una ley específica para la promoción y protección de los albinos.

 Guinea se convierte en el primer país del mundo en aprobar una ley específica para la promoción y protección de los albinos. / Unión por el Bienestar de los Al

3
Se lee en minutos
EFE

"Muchos pensaban que éramos seres sobrenaturales, somos considerados diablos", explica Kabinet Camara, presidente de la oenegé Unión por el Bienestar de los Albinos de Guinea-Conakri (UBEAG) después de que Guinea se haya convertido en el primer país del mundo en aprobar una ley específica para la promoción y protección de los albinos. La falta de pigmentación en la piel y los ojos de las personas albinas destaca especialmente en un continente como el africano, donde, durante años, los albinos han sufrido una fuerte persecución, han sido asesinados o discriminados por la sociedad. Asimismo, las distintas partes de su cuerpo son vistos como amuletos de buena suerte.

En ocasiones, el nacimiento de un bebé con albinismo es considerado como la llegada de mala suerte a las familias. Entre las creencias más extendidas está que la llegada al mundo de un niño albino se debe a que su madre cometió adulterio. "Cuando nacimos mi hermano mayor y yo, mucha gente pidió a mi madre que nos tirara", confiesa Camara. "Por el hecho de que no tengamos melanina la gente cree de nosotros que somos personas sobrenaturales", señala y lo que sucede es que "la gente ignora lo que es el albinismo".

El pasado 6 de abril, la Asamblea General de Guinea-Conakri aprobaba por unanimidad una ley que la comunidad albina del país llevaba años luchando. Según ha explicado Morlaye Camara, presidente de la veterana Fundación para la Ayuda e Inserción Social de los Albinos (FONDASIA), la ley surge a raíz de una propuesta que él planteó en 2011. Sin embargo, el contexto político y electoral que vivía el país entonces hizo que la ley no avanzara hasta 2018, desde cuando se encontraba este proyecto de ley en la Asamblea Nacional.

Dificultades diarias

"La vida de los albinos en Guinea no es fácil", relata Marloye. "Hay localidades en las que sus familias los abandonan y rechazan que el niño entre a la casa, así que los encuentras en los mercados, las estaciones de autobuses, en la calle", indica. No son solo las familias quienes rechazan a los niños, la sociedad también les discrimina. Es el caso de las escuelas, donde viven estigmatizados por su visión reducida, que les impide ver las pizarra o por el aislamiento de otros niños que no quieren sentarse con ellos. "Personalmente, yo fui víctima en el colegio y hubo un momento en que quise abandonar", cuenta el presidente de UBEAG. "Muchas personas que sufren albinismo no pueden aceptar eso, por eso, en Conakri se ve a muchos en la mendicidad y que han abandonado la escuela", narra.

Kabinet asegura que tuvo la suerte de tener una familia que lo apoyó hasta llegar a la universidad donde pudo graduarse en ingeniería física. Esta ley supone un punto de inflexión para quienes no son tan afortunados como él. Para Marloye, esta nueva norma "hace responsable a los padres de la vida de sus hijos albinos", da acceso a la salud para esos niños que "raramente van al hospital", y facilita su acceso a empleos, pues incluso cuando logran terminar sus estudios, hallan trabas para encontrarlo.

Noticias relacionadas

Efectos inmediatos

Entere otras cosas, la ley contempla la posibilidad de imponer cadena perpetua a quienes cometan un crimen contra una persona por su condición de albinismo, como en los casos en que se rapta a un niño para ofrecerlo en sacrificio o para tenerlo en casa como amuleto de la suerte. Ambos explican la importancia de dar a conocer esta ley, aunque con su mera aprobación ya se ha avanzado mucho. "En N'Zérékoré, la principal ciudad de la Guinea forestal, cuando los familiares de albinos escucharon en la radio la aprobación de la ley salieron para recuperar a sus hijos que habían abandonado en la calle", termina Marloye. 

Temas

Guinea