Sentencia histórica

Biden, sobre el veredicto: "Este puede ser un gran paso para la justicia en EEUU"

El presidente electo Joe Biden, escucha mientras la vicepresidenta electa Kamala Harris habla después de la presentación de nominados y nombramientos clave de política exterior y seguridad nacional en el Queen Theatre.

El presidente electo Joe Biden, escucha mientras la vicepresidenta electa Kamala Harris habla después de la presentación de nominados y nombramientos clave de política exterior y seguridad nacional en el Queen Theatre. / MARK MAKELA / AFP

2
Se lee en minutos
Ricardo Mir de Francia
Ricardo Mir de Francia

Periodista

ver +

El presidente de Estados Unidos ha celebrado el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado de Minneapolis contra Derek Chauvin, el policía que mató al afroamericano George Floyd asfixiándole con la rodilla en el cuello. “Nada podrá devolverles a su hermano o a su padre, pero este este puede ser un paso de gigante hacia la justicia en EE UU”, ha dicho Joe Biden en un mensaje dirigido a la nación tras referiré a la familia de Floyd. El demócrata ha pedido al país que aproveche el momento para impulsar las reformas introducidas por su partido en el Congreso con el fin de prevenir los abusos policiales, pero sin dejarse llevar por la euforia de la ocasión, ha subrayado que desenlaces como el de este juicio siguen siendo “muy poco habituales”.

El movimiento por la justicia racial ha encontrado en Biden a un aliado mucho más valiente de lo que algunos esperaban, a pesar del alineamiento que ha mantenido a lo largo de su carrera con los defensores de los derechos civiles o sus profundos lazos políticos con la comunidad negra. Biden habla con una claridad que raramente exhibió Barack Obama por su temor a ser visto como un presidente tribal, como el presidente de la comunidad negra. Una firmeza que se refleja en las instrucciones que Biden ha dado a todas las agencias de su Administración para que prioricen los intereses de las comunidades históricamente desfavorecidas en la elaboración de sus políticas.

“Nadie debería estar por encima de la ley, y el veredicto de hoy envía ese mensaje, pero no es suficiente. No podemos detenernos aquí”, dijo el presidente horas después de llamar a la familia de Floyd para celebrar la resolución del veredicto y levantarles el ánimo agradeciéndoles su entereza y el papel que han desempeñado en los últimos meses. “Tenemos que plantarle cara al racismo estructural y las disparidades raciales que existen en la forma de proteger a los ciudadanos y, de forma más generalizada, en el sistema penal”. 

Noticias relacionadas

En su determinación por abordar sin tapujos del pecado original de EEUU, Biden se siente cómodo teniendo a su lado a la primera vicepresidenta negra y multirracial, una Kamala Harris que recordó que la tecnología ha acercado a todos los estadounidenses unos problemas que muchos consideraban cosa del pasado. “Gracias a los teléfonos inteligentes, muchos estadounidenses están descubriendo ahora la injusticia racial que los americanos negros han conocido durante generaciones”, dijo Harris durante la intervención. “Particularmente los hombres negros han sido tratados a lo largo de nuestra historia como menos que humanos”. Aunque nada se arreglará con palabras, su Administración está demostrando la voluntad política de la que adolecieron otros. Falta saber si los republicanos les dejaran acometer reformas de calado.