TRES AÑOS DESPUÉS

Cadena perpetua a cinco civiles por el asesinato del embajador ruso en Turquía

  • Andréi Kárlov, embajador de Rusia en Turquía, murió a balazos el 19 de diciembre de 2016 en la capital turca, en la inauguración de una exposición de arte

  • Según la justicia turca, los condenados, además del autor de los disparos, formaban parte de la cofradía de Fethullah Gülen, acusada de terrorista por Ankara

El embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, tendido el suelo tras recibir los disparos de Mevlüt Mert Altintas.

El embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, tendido el suelo tras recibir los disparos de Mevlüt Mert Altintas. / HASI KILIC / REUTERS

Se lee en minutos

Cinco civiles han sido condenados a cadena perpetua este lunes en relación con el asesinato, en diciembre de 2016, del embajador ruso en Turquía, Andréi Kárlov. Según la justicia turca, los sentenciados ayudaron al autor material del asesinato, Mevlüt Mert Altintas, a infiltrarse en la policía y servicios secretos turcos para, después, matar al diplomático ruso. 

Altintas, que disparó por la espalda a Kárlov mientras este inauguraba una exposición de arte en Ankara, murió en la misma acción, tras ser abatido por la policía. En un primer momento, se culpó del suceso a la antigua Jabhat al Nusra, organización que ahora se llama Hayat Tahrir al Sham y que era, en 2016, la filial de Al Qaeda en Siria. En ese momento, en 2016, las tensiones en territorio sirio eran altas por el sitio de Alepo y la implicación de la aviación rusa en bombardeos discriminados contra civiles.

El tribunal turco, sin embargo, no ha apuntado a a Al Qaeda como organización que estuvo detrás del asesinato de Kárlov, sino la cofradía del clérigo islamista turco Fethullah Gülen, considerado como el líder de una agrupación criminal y terrorista por Turquía. Ankara también le nombra como el máximo responsable del intento de golpe de Estado de julio de 2016 —apenas cinco meses antes del asesinato del embajador ruso—. En la intentona murieron 251 civiles a manos de los militares sublevados.

“Destrozar las relaciones”

Noticias relacionadas

Según el tribunal turco, el mismo Gülen, que vive exiliado en Estados Unidos desde los años noventa, fue quien dio luz verde al asesinato de Kárlov. Su intención, asegura la justicia turca, era enfangar las relaciones entre los presidentes ruso y turco, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan

“La única intención del ataque era destrozar las relaciones entre Turquía y Rusia. Además, también buscaban levantar la moral de los miembros de Fetö [el nombre que recibe el grupo de Gülen en Turquía], y preparar el terreno para el golpe de Estado”, dice el tribunal turco, que asegura que el asesinato tenía que ocurrir antes de la intentona, pero que tuvo que posponerse.