Elecciones federales

Annalena Baerbock será la candidata de Los Verdes alemanes a la cancillería

  • El partido ecoliberal tiene, por primera vez, posibilidades de hacerse con el poder en Alemania

  • Los conservadores siguen en disputa interna para elegir a su aspirante tras el adiós de Merkel

Los colíderes del Partido Verde, Baerbock y Habeck , asisten a una rueda de prensa tras las elecciones en los estados de Baden-Wuerttemberg y Renania-Palatinado en Berlín.

Los colíderes del Partido Verde, Baerbock y Habeck , asisten a una rueda de prensa tras las elecciones en los estados de Baden-Wuerttemberg y Renania-Palatinado en Berlín. / FILIP SINGER / POOL / EFE

Se lee en minutos

La noticia supone el fin de semanas de especulaciones: Annalena Baerbock es el nombre de la candidata de Los Verdes alemanes a la cancillería para las elecciones federales del próximo septiembre. La colíder del partido ecoliberal ha despejado la incógnita este lunes tras llegar a un acuerdo con Robert Habeck, con quien comparte el coliderato de Los Verdes desde 2018.

Habeck deja así paso a la que será la segunda mujer en presentar una candidatura a la cancillería federal tras la democristiana Angela Merkel, en el poder en Alemania desde 2005. La candidatura de Baerbock todavía tiene que se ratificada en un congreso de su partido el próximo junio, pero ese paso es considerado una mera formalidad.

"Estoy profundamente convencida de que este país necesita un nuevo comienzo", ha dicho Baerbock este lunes en una rueda de prensa. La política ecologista, de 40 años, se presenta como la candidata que pretende romper con el status quo, que tiene como objetivo situar la lucha contra el cambio climático y la protección del medioambiente en el centro de la sociedad, y al mismo tiempo colocar a Alemania en la senda de la reconversión industrial con la vista puesta en la economía digital y las energías renovables.

Rápido ascenso

Baerbock estudió Ciencias Políticas y Derecho Internacional en Hamburgo y Londres, y comenzó a militar en Los Verdes en 2005. Tras su entrada en el partido, inició un rápido ascenso en la estructura de la formación. En 2009 ya era la presidenta de Los Verdes en el estado federado de Brandeburgo. Es diputada federal desde 2013. Antes, trabajó en la oficina de su partido en Bruselas. Es una defensora sin concesiones de la Unión Europea.

Baerbock nació y creció en un pueblo cercano a la ciudad de Hannover, en centro de Alemania. Cuando era adolescente, jugó al fútbol y también practicó el salto en cama elástica como disciplina gimnástica. Esa experiencia le dejó una enseñanza que le gusta aplicar en la vida: para alcanzar algo nuevo hay que "atreverse a saltar", como dijo una vez en una entrevista con el semanario alemán 'Die Zeit'. Baerbock está casada, es madre de dos niñas y vive en Potsdam, la capital de Brandeburgo cercana a Berlín.

Escenario inédito

Es la primera vez que Los Verdes nominan una candidatura individual a la cancillería: el partido, fundado a inicios de la década de los 80 por fuerzas antimilitaristas y ecologistas, se ha presentado históricamente a las elecciones generales con un dúo político ante la imposibilidad de liderar un gobierno federal.

Las actuales encuestas apuntan, sin embargo, un escenario inédito en la política federal alemana: los ecoliberales podrían ser, con más del 20% de los votos, el segundo partido del país. Los Verdes son actualmente el partido más relevante del centroizquierda alemán. Los socialdemócratas del SPD languidecen, mientras, en las encuestas con una intención de voto en torno al 15%.

De materializarse estas proyecciones, Los Verdes se perfilan como un partido clave para formar gobierno. La coalición más probable es entre los conservadores de la CDU-CSU y los ecoliberales, una fórmula que ya funciona en el estado federado de Baden-Württemberg -el único de Alemania con un gobierno liderado por Los Verdes- y también en la vecina Austria.

Coalición "semáforo"

Noticias relacionadas

Los Verdes alemanes también podrían tener en sus manos enviar a la oposición a los conservadores de la CDU-CSU, que llevan gobernando Alemania ininterrumpidamente 16 años, se encuentran sumidos en una seria crisis política a las puertas del adiós político de Angela Merkel y siguen sin candidato oficial a canciller.

Ante esta crisis del conservadurismo alemán, las urnas podrían hacer posible un tripartito entre los ecoliberales, los socialdemócratas y los liberal-conservadores del FDP, en una coalición conocida como "semáforo" en Alemania por los colores de las tres formaciones -verde, rojo y amarillo-. De conseguir esa complicada ecuación política, Annalena Baerbock haría historia: sería la primera política ecologista en alcanzar la cancillería federal de Alemania.