El Supremo de Brasil ratifica la anulación de las condenas de Lula y lo coloca en la pelea electoral de 2022

• Por ocho votos contra tres, el Supremo Tribunal Federal (STF) confirmó los dictámenes favorables al ex presidente

• Bolsonaro expresó su malestar con las decisiones del Supremo y volvió a demonizar a Lula

El expresidente brasileño Lula.

El expresidente brasileño Lula. / EP

Se lee en minutos

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil ratificó este jueves la anulación de las condenas contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva que lo sacaron en 2018 de la carrera electoral y, entonces, abrieron el camino para la llegada de Jair Bolsonaro al poder. Lula se encuentra en condiciones de participar de las elecciones presidenciales de 2022. Bolsonaro no se demoró en lanzar una advertencia sobre por la rehabilitación del líder del Partido de los Trabajadores (PT). "Si Lula regresa por voto directo, por un voto auditable, está bien. Ahora, veamos cuál será el futuro de Brasil con el tipo de personas que traerá a la presidencia", dijo, como si diera por hecho su victoria en las urnas. A su vez aseguró que "solo Dios" puede sacarlo del Gobierno en momentos que se abre la posibilidad de que sea investigado por sus responsabilidades frente a una pandemia que ha matado cerca de 370.000 personas.

Por ocho votos contra tres el STF se mostró favorable a anular las condenas por corrupción y otros dos procesos abiertos contra Lula. El pronunciamiento era esperado. Semanas atrás, el mismo tribunal había considerado que el exjuez Sérgio Moro, había sido parcial en el proceso contra el hombre que gobernó entre 2003 y 2010. El nuevo fallo confirma a su vez la posición de Edson Fachin, uno de los integrantes del Supremo, quien en marzo hizo lugar a un hábeas corpus de 2015 contra la competencia de Moro y señaló que los delitos por los que Lula estaba acusado no tenían vinculación con los desvíos de dinero en la estatal Petrobras.

 Lula estuvo 580 días preso en la ciudad de Curitiba, capital del estado de Paraná y uno de los bastiones del bolsonarismo. Por entonces, Moro era un héroe de la derecha brasileña. La presidenta nacional del PT, Gleisi Hoffmann, calificó de histórico el dictamen del STF. "Lula está contento con la decisión, yo diría que tiene el alma limpia", dijo. "Siempre lo recuerdo diciendo que nunca cambió su dignidad por la libertad", agregó.

Fernando Haddad, quien en 2018, y ante los impedimentos de Lula, tuvo que representar al PT en los comicios que tuvieron como ganadora a la ultraderecha, también saludó las novedades: "No hay paz sin justicia. Moro incompetente", escribió en su cuenta de Twitter.

En su columna en el diario carioca O Globo, Bela Megale aseguró que Lula tiene "ganas de festejar" el horizonte de posibilidades que se le abre tras el fallo del STF. El líder del PT le dijo a sus allegados que el dictamen ha sido el resultado "de una batalla intensa" llevada a cabo desde 2016. Los abogados del ex presidente, Cristiano Zanin Martins y Valeska T. Z. Martins, lo explicaron con otras palabras al estimar que el Supremo, con su decisión, "restablece la seguridad jurídica y la credibilidad del sistema de justicia de nuestro país"

El malestar de Bolsonaro

Noticias relacionadas

Según Ricardo Melo, columnista del diario paulista Folha, Bolsonaro no ha podido contener su ira tras conocer las novedades judiciales. "Hemos llegado al límite. Nadie sabe lo que puede pasar. Estoy esperando la señalización del pueblo", dijo el capitán retirado.

Para Melo, Bolsonaro intenta repetir los gestos de quien fuera el jefe del Ejército en 2018, el general Eduardo Villas Boas ,cuando a través de "un twitter indecente y dictatorial" pidió al STF que bloqueara la candidatura de Lula. En ese momento, el máximo tribunal respondió al pedido militar y "permitió a un grupo de milicianos asaltar el poder". Las condiciones políticas que permitieron hace tres años el ascenso de Bolsonaro ya no existen en Brasil.