Tensión entre dos potencias

Biden impone duras sanciones a Rusia con la economía en la diana

  • El demócrata declara la "emergencia nacional" por acciones como injerencia electoral y el ciberataque de SolarWinds

  • El veto a la compra de emisiones de deuda rusa soberana a partir de junio puede dar el mayor golpe a Moscú

  • El Kremlin convoca al embajador de EEUU en Moscú, denuncia los castigos como "ilegales" y promete una "respuesta decisiva"

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. / Andrew Harnik

4
Se lee en minutos
Idoya Noain
Idoya Noain

Periodista

ver +

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha declarado este jueves determinadas actividades de Rusia como una "inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos" y, decretando una "emergencia nacional", ha anunciado un paquete de sanciones, las más severas en años y potencialmente las más dañinas en términos económicos para Moscú. Además, expulsa de EEUU a 10 diplomáticos rusos, a los que se señala como operativos de inteligencia rusos.

En una orden ejecutiva, Biden ha señalado en particular a los esfuerzos del Kremlin por "minar la celebración de elecciones libres y democráticas", una acusación de injerencia por la que sanciona a 32 entidades e individuos. Además, Washington sanciona a seis empresas tecnológicas rusas que designa como colaboradoras en el sofisticado ciberataque de SolarWinds, que afectó tanto al Gobierno como a cerca de un centenar de empresas privadas y por el que, por primera vez, EEUU señala ya formal y oficialmente como responsable al Ejecutivo ruso y, en concreto, a su Servicio de Inteligencia Exterior (SVR), también conocido como APT29, Cozy Bear o The Dukes.

El paquete de castigos incluye también sanciones a ocho individuos y entidades por la ocupación de Crimea preparadas en alianza con la Unión Europea, el Reino Unido, Australia y Canadá. Su componente potencialmente más dañino para Moscú, no obstante, es la directiva que pone en la diana un veto a compra de deuda soberana rusa.

"Podíamos haber ido más lejos", ha dicho unas horas después del anuncio en una comparecencia en la Casa Blanca Biden, "pero he elegido no hacerlo y ser proporcionado. EEUU no busca empezar un ciclo de escalada y conflicto con Rusia, queremos una relación estable y predecible", ha asegurado también Biden, que en cualquier caso ha añadido una advertencia: "si Rusia sigue interfiriendo en nuestra democracia estoy preparado para tomar más acciones para responder".

Golpe económico

El componente con potencial más dañino para Rusia es que el Departamento del Tesoro prohíbe por ahora a instituciones financieras de EEUU a que compren directamente del Banco Central de Rusia, el Ministerio de Finanzas o el Fondo Nacional de Inversión Ruso bonos emitidos a partir del 14 de junio. Washington se reserva la autoridad para expandir esas sanciones "como sea apropiado".  Y la clave de su efectividad será ver si aliados europeos y asiáticos adoptan la misma línea, o si Washington, como ha hecho en el caso de las "sanciones secundarias" a quienes hacen negocios con Irán, decide castigar a instituciones financieras de otros países si mantienen las compras de deuda rusa, que es popular entre inversores internacionales.

Hasta ahora Moscú ha conseguido minimizar o contener el impacto económico adverso de las sanciones impuestas por EEUU, que además se debilitaron mucho durante el mandato de Donald Trump, pero los expertos creen que las medidas anunciadas este jueves por Biden podrían complicar al Kremlin la capacidad para conseguir fondos en los mercados internacionales de capital.

Respuesta del Kremlin

Las acciones del demócrata llegan solo dos días después de que mantuviera una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladímir Putin, en la que el mandatario estadounidense llamó a "desescalar las tensiones", especialmente tras el despliegue reforzado de tropas rusas en la frontera de Ucrania. En términos bilaterales, en cualquier caso, la tensión se dispara.

El Ministerio de Exteriores ruso ha convocado al embajador de EEUU en Moscú, y Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, ha asegurado que Rusia considera ilegal cualquier sanción y adoptará represalias equivalentes. También Maria Zajárova, portavoz de Exteriores, ha asegurado que será "inevitable" una respuesta. "Un comportamiento tan agresivo por supuesto recibirá respuesta decisiva", ha declarado. "En Washington deben saber que habrá un coste por la degradación de relaciones bilaterales. La responsabilidad por lo que está pasando recae completamente en EEUU". En Kiev, por contra, el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, dio la bienvenida a las medidas como una forma de hacer "responsable" a Rusia por sus acciones como la ocupación de Crimea o la guerra en el este del país, informa Marc Marginedas.

Las declaraciones de los responsables rusos difuminan las expectativas de que pudiera volverse realidad la sugerencia que Biden hizo a Putin el martes de mantener un encuentro cara a cara en un tercer país, que el líder estadounidense ha confirmado que propuso celebrar en verano en Europa. En cualquier caso, Biden ha dicho también que los equipos de los dos países siguen negociando ese posible encuentro.

Noticias relacionadas

Respaldo de la OTAN

La Alianza Atlántica ha cerrado filas con la decisión estadounidense de imponer sanciones, informa desde Bruselas Silvia Martínez. En una comunicado, la OTAN ha denunciado que Moscú "sigue demostrando un comportamiento desestabilizador recurrente" con la violación de la integridad territorial de Ucrania y Georgia, el incumplimiento de obligaciones y compromisos internacionales y con otros episodios como la interferencia en las elecciones de países de la Alianza o los ciberataques. "Los aliados seguirán trabajando de forma estrecha para abordar las acciones de Rusia que constituyen una amenaza para la seguridad euroatlántica", reza el comunicado.