Repliegue militar

La OTAN coordinará con EEUU la retirada de todas las tropas de Afganistán

  • El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, se reúne hoy en Bruselas con los 30 ministro de Defensa de los países miembros de la Alianza Atlántica.

  • El plan estadounidense contempla iniciar el repliegue antes de mayo y culminar la operación el 11 de septiembre, veinte años después de los atentados de Al Qaeda en Estados Unidos

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, (derecha) junto al secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, hoy en Bruselas.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, (derecha) junto al secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, hoy en Bruselas. / Johanna Geron / Efe

Se lee en minutos

La OTAN se suma al plan de Estados Unidos de retirar de forma gradual las tropas de Afganistán y culminar el repliegue el próximo mes de septiembre, cuando se cumplan veinte años de los atentados del 11-S, según ha dicho el secretario de Estados de EEUU, Antony Blinken, quien se ha reunido esta tarde en Bruselas a través de una videoconferencia con los ministro de Defensa de los 30 países que forman parte de la Alianza Atlántica.

Pocas horas después, el presidente estadounidense, en una comparecencia pública, ha confirmado el plan de repliegue. “Es hora de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos. Es hora de que las tropas regresen a casa”, ha dicho  Biden desde la Casa Blanca. “Soy el cuarto presidente estadounidense con presencia de tropas en Afganistán. No pasaré esta responsabilidad a un quinto”, ha añadido.

Los ataques terroristas de 2001 fueron el detonante que llevó al entonces presidente de EEUU, George W. Bush, a ordenar la invasión del país centroasiático, donde supuestamente se refugiaba el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, bajo el abrigo de los talibanes.

Desde entonces han perdido la vida 3.500 soldados de la coalición. Gran parte, 2.400, estadounidenses. En la actualidad hay desplegados en territorio afgano unos 3.500 militares del país norteamericano, de los cuales un millar son de las fuerzas especiales. Biden ha señalado que Washington seguirá “apoyando” a las autoridades de Kabul así como las conversaciones de paz que bajo el auspicio de las Naciones Unidos mantienen el Gobierno afgano y los talibanes.

La OTAN, por su lado, tiene desplegados en Afganistán unos 10.000 efectivos. El pico más alto de fuerzas extranjeras en territorio afganos de alcanzó en 2011, con más de 130.000. Blinken ha dicho desde la capital belga que trabajará junto a sus aliados para llevar a cabo una “retirada segura, decidida y coordinada”.

Primera respuesta

El primer país miembro de la Alianza Atlántica en dar respuesta a plan de Washington ha sido Alemana, país que aporta a la misión de la OTAN, conocida como 'Resolute Support' (Apoyo Dedidido), 1.300 soldados, la mayor cifra después de EEUU. "Siempre lo hemos dicho: entramos juntos y salimos juntos”, ha señalado la ministra alemana de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, confirmando el compromiso de su país con los planes de Washington. El Reino Unido se ha expresado en similares términos. En todo caso, los países de la OTAN difícilmente podrían garantizar la seguridad de sus soldados sin el apoyo del Pentágono sobre el terreno.

España, que envió tropas poco después de la estallar el conflicto, dispone ahora de un centenar de soldados, cuya misión es asistir, entrenar y asesorar a las instituciones afganas. Según la web del Ministerio de Defensa, durante todos estos años han muerto 102 militares españoles en “accidentes o atentados”.

La decisión estadounidense ha sido recibida como un acto hostil parte de los talibanes que en febrero del año pasado pactaron con el Gobierno de Kabul y la Administración del expresidente Donald Trump la salida de las tropas antes del 1 de mayo. Los insurgentes han amenazado con reanudar los ataques contra las fuerzas extranjeras y romper toda negociación de paz si no se cumple con el compromiso. Washington, por su lado, ha advertido sobre cualquier ataque a sus soldados durante el proceso de retirada,

La aventura bélica de Estados Unidos en el país centroasiático no se puede calificar de exitosa, sin más bien de todo lo contrario, sostienen algunos analistas. No solo por el número de soldados que han perdido la vida sino por la impotencia demostrada todos estos años por la mayor máquina militar del mundo para doblegar a los talibanes. Los insurgentes han logrado mantener todos estos años a raya a las fuerzas gubernamentales y extranjeras y sentarse ahora en la mesa de negociaciones en posición de fuerza.

Informe de la ONU

El anuncio de retirada militar condice con un informe de las Naciones Unidas en el que denuncia que la cifra de civiles muertos o heridos a causa del conflicto es "profundamente preocupante" y ha apuntado a "niveles extraordinarios de daño" provocados a la población en el marco de la guerra.

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) indica en su informe que "la cifra de civiles muertos o heridos durante los primeros tres meses de 2021 es significativamente más alta que hace un año", cuando el país atravesaba un periodo de "reducción de la violencia" previo al acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibán,

Noticias relacionadas

Durante el primer trimestre de este año se han confirmado 573 civiles muertos y 1.210 heridos, un aumento del 29% respecto a este mismo periodo del año anterior. La cifra incluye un aumento del 37% en los casos en los que las víctimas son mujeres y un 23% en el que las víctimas son menores.

Según la UNAMA, los elementos antigubernamentales fueron responsables del 61% de las víctimas -con un 43,5% atribuidas a los talibanes, mientras que las fuerzas progubernamentales causaron el 27%, entre ellas un 17% achacadas al Ejército. Otro 12% ha sido por "fuego cruzado y otros". Desde que estalló el conflicto han muerto más de 100.000 civiles afganos.