Violencia racial en EEUU

Dimite la policía que mató al joven negro Daunte Wright en Mineápolis

  • La agente Kim Potter, veterana del cuerpo y presidenta del sindicato policial, habría confundido “accidentalmente” su pistola eléctrica con su arma de fuego

Se lee en minutos

El Periódico

Las protestas por la violencia racial y los abusos de la policía siguieron por segunda noche consecutiva en Mineápolis, Estados Unidos, después que este domingo una agente matara de un disparo al joven afroamericano Daunte Wright, a quien habían parado por una infracción menor de tráfico. Este martes, la agente implicada, Kim Potter, ha presentado su dimisión “en el mejor interés de la comunidad” mientras se investiga lo sucedido.

Según lo explicado por la prensa estadounidense, Potter, de 48 años, es una veterana de la policía de la ciudad, donde trabaja desde hace 26 años y ha servido como presidenta de su sindicato. "He amado cada minuto de ser oficial de policía y de servir a esta comunidad lo mejor posible, pero creo que lo mejor para la comunidad, el departamento y mis compañeros es que dimita inmediatamente", escribió Potter, según el St. Paul Pioneer Press.

El jefe de la policía de Brooklyn Center, Tim Gannon, también han presentado su dimisión este martes tras conocer la renuncia de la agente.

Confudió su pistola eléctrica

Este domingo, Potter hizo estacionar a Wright por llevar un ambientador colgado del retrovisor de su coche. La versión oficial explica que al ver que el joven de 20 años tenía pendiente una orden de arresto intentaron esposarle, pero él se escabulló para meterse de nuevo dentro del coche. En ese momento, según muestra un vídeo publicado por la policía local, la agente lo amenaza con usar su “taser” y acto seguido dispara, pero no con su pistola de descarga eléctrica, sino con su arma de fuego reglamentaria.

La prensa apunta a que Potter ya estuvo involucrada en el pasado en un tiroteo mortal. Fue en 2019, cuando llegó a una casa en los suburbios de Mineápolis donde otros dos agentes de policía habían disparado hasta seis veces contra un hombre con una enfermedad mental que supuestamente se abalanzó con un cuchillo contra ellos. Potter ordenó a los agentes que se fueran a sus coches y acompañó a uno de ellos a comisaría como presidenta del sindicato. Ambos agentes no fueron acusados.

En medio de la creciente tensión en Mineápolis durante la tercera semana de juicio por el asesinato de George Floyd, el expresidente estadounidense Barack Obama ha tuiteado sobre la necesidad de “llevar a cabo una investigación completa y transparente, pero también es un recordatorio de lo mucho que necesitamos reimaginar el trabajo policial y la seguridad pública en este país”.

Noticias relacionadas