Vacunación

Alemania va a negociar la compra de la vacuna rusa Sputnik al margen de la UE

Bruselas asegura que no se rompe la estrategia común, porque no se trata de un fármaco afectado por la estrategia de compra común

Viales de la vacuna rusa Sputnik V.

Viales de la vacuna rusa Sputnik V. / GEORGI LICOVSKI (EFE)

Se lee en minutos

El Periódico

Mientras persisten las dudas sobre el fármaco AstraZeneca, Alemania, se dispone a dar el paso que hasta ahora sólo habían dado países de Europa del este como Hungría, República Checa o Eslovaquia: negociar bilateralmente con Moscú la adquisición de la vacuna rusa Sputnik V, al margen del sistema de compras conjuntas diseñado por la Comisión Europea. La decisión de Berlín la ha dado a conocer el mismo el ministro de Sanidad, Jens Spahn, que además se mostró partidario de aplicar un confinamiento más estricto en el país. Spahn precisó que las eventuales entregas de la vacuna rusa se harían una vez que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) haya emitido la correspondiente autorización, según declaró a la emisora WDR.

La Sputnik V, cuya compra no está negociando Bruselas, se encuentra en el mismo estado de análisis en la EMA que los fármacos de la alemana CureVac y de la estadounidense Novavax, que a diferencia de la vacuna rusa sí forman parte del el portafolio de vacunas preadquiridas por la Comisión. Al igual que la vacuna de AstraZeneca, la Sputnik V está basada en el adenovirus.

Y en la Eurocámara surgen voces que piden a la Comisión que abra negociaciones con Moscú, como la del conservador Peter Liese, del mismo país y de la misma familia política que Merkel y Von der Leyen

Al conocerse las intenciones del Gobierno alemán, la Comisión Europea ha negado firmemente ponga en riesgo la estrategia común de la UE para la compra centralizada de sueros."Tenemos una estrategia europea de vacunas basada en la negociación con una serie de empresas que han sido identificadas. El hecho de que los estados miembros decidan comprar vacunas de otros productores, y ya ha ocurrido en Hungría, no es el fin de la estrategia", ha subrayado el portavoz principal del Ejecutivo comunitario, Éric Mamer.

"Son dos cosas diferentes. La respuesta es claramente y simplemente no", ha reiterado al ser preguntado por si el anuncio que ha hecho este jueves el ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, supone el fin de la estrategia centralizada de compra de vacunas.

Los estados miembros pueden adquirir de manera bilateral vacunas que no están incluidas en la cartera pactada a nivel europeo. Por contra, no pueden tener "negociaciones paralelas" para comprar sueros que sí forman parte de la estrategia centralizada, como los de AstraZeneca, Pfizer/BioNTEch, Moderna o Janssen.

"Cuando se trata de vacunas que no son parte de nuestra cartera, los estados miembros pueden entrar en contacto y cerrar contratos con desarrolladores de vacunas que no están cubiertas. Si se trata de vacunas que son parte de la cartera, se aplica la regla de que no se pueden aceptar negociaciones paralelas", ha resumido el portavoz de Salud de la Comisión Europea, Stefan de Keersmaecker.

Intención comunicada

Te puede interesar

Spahn trasladó la intención de Berlín al resto de ministros de Sanidad de la UE durante la reunión de emergencia convocada el miércoles para valorar las conclusiones de la EMA sobre la seguridad de la vacuna de AstraZeneca, según ha afirmado en declaraciones a la emisora WDR. El enfoque de Alemania, sin embargo, no sería el mismo que el adoptado por Hungría, que optó por seguir un procedimiento de emergencia para autorizar el uso de Sputnik V en su territorio. El Gobierno alemán, en cambio, prefiere esperar a que la EMA dé antes una recomendación favorable a la vacuna rusa.

El organismo sanitario europeo está evaluando una serie de datos sobre la seguridad y efectividad de la vacuna Sputnik V, pero todavía no ha recibido una solicitud formal para obtener la autorización de comercialización dentro del bloque.