NUEVAS ESCARAMUZAS

Escalada de la tensión bélica en el este de Ucrania

  • El presidente ucraniano afirma que la Alianza Atlántica es la "única solución a la guerra" en el este,

  • El Gobierno de Kiev denuncia una intensificación de los bombardeos de las milicias prorrusas contra sus posiciones

  • Rusia concentra efectivos militares cerca de la frontera ucraniana

Un soldado de Ucrania durante el conflicto con los separatistas prorrusos en el este del país, en mayo del 2019,

Un soldado de Ucrania durante el conflicto con los separatistas prorrusos en el este del país, en mayo del 2019, / EUROPA PRESS / Daniel Brown

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha pedido esta semana a la OTAN que acelere la adhesión de su país a la organización, en medio de la más grave escalada militar en el conflicto del Donbás de los últimos años. El Gobierno de Kiev denuncia una intensificación de los bombardeos de las milicias prorrusas contra las posiciones de su Ejército en el este del país, que han costado la vida a varios militares ucranianos en las últimas semanas, al tiempo que Rusia mueve tropas y concentra efectivos militares al otro lado de la frontera común.

"La OTAN es la única forma de poner fin a la guerra en el Donbás", ha explicado el jefe del Estado ucraniano a Jens Stoltenberg, secretario general de la Alianza Atlántica, durante una conversación telefónica. Según Zelenski, la inclusión de su país en el denominado Plan de Acción de Membresía (MAP, por sus siglas en inglés), un programa de asistencia y ayuda diseñado por la alianza de forma individual con estados como Bosnia y considerado una antesala de la plena integración, constituiría una "señal para Rusia". Además, el mandatario ha pedido que el organismo refuerce su presencia militar en la región del mar Negro.

Pese a la solidaridad mostrada con el país eslavo en los últimos días por dirigentes occidentales ante el constante goteo de bajas en las filas del Ejército ucraniano, EEUU parece por el momento renuente a coger el guante lanzado por el presidente Zelenski. Desde Washington, Ned Price, portavoz del departamento de Estado, ha respaldado de nuevo la aspiración ucraniana, aunque a largo plazo, destacando a su vez que Kiev "aún debe implementar las reformas necesarias para construir un país más estable, democrático, próspero y libre".

Por su parte, el Kremlin ha amenazado a su vecino del oeste con un agravamiento de la guerra en el caso de que realice nuevos pasos para integrarse en las estructuras de defensa occidentales. Según el portavoz presidencial, Dmitri Peskov, los habitantes del este de Ucrania jamás aceptarían el ingreso de su país en la organización. "Por el momento, no estamos viendo de la parte ucraniana ninguna intención de calmar (la situación) y alejarse de los tópicos beligerantes", ha advertido el alto funcionario ruso.

A comienzos de año

La escalada militar en el Donbás se remonta a comienzos de año, aunque ha sido en los últimos días cuando han saltado las alarmas. El pasado 30 de marzo, cuatro soldados ucranianos resultaron muertos y otros dos resultaron heridos en bombardeos desde posiciones de las milicias prorrusas. El lunes y martes de esta semana, cuatro soldados ucranianos han perdido la vida, a razón de dos por jornada. Además, en Moscú, voces próximas al Kremlin, como la directora de la cadena RT Margarita Simonyan han abogado públicamente por la anexión de Donetsk y Luhansk, las dos zonas del este de Ucrania bajo control rebelde. "Estamos viendo que, a nivel de medios de comunicación (rusos) se está repitiendo la misma propaganda, las mismas narrativas, la mismas amenazas que en el 2014", cuando Rusia se anexionó Crimea y azuzó la rebelión en el este ucraniano, ha constado por teléfono desde la capital ucraniana Yevhen Fedcheko, fundador de Stopfake.org, portal que observa y analiza los medios gubernamentales rusos y denuncia tentativas de desinformación.

Noticias relacionadas

Más allá de las escaramuzas en suelo ucraniano, Rusia concentra tropas al otro lado de la frontera, un despliegue militar que Moscú no intenta ocultar. Según fuentes militares ucranianas, el Kremlin ha enviado "28 grupos tácticos de batallón" a lugares próximos con la frontera común y a la península de Crimea, lo que equivale a entre "20.000 y 25.000 soldados". "La Federación Rusa mueve sus tropas según su parecer", ha respondido el portavoz Peskov, negando cualquier intención agresiva.

Los expertos intentan dilucidar las intenciones del liderazgo ruso, en concreto, si estos movimientos son una simple maniobra de intimidación o si Rusia pretende ir más allá, testeando de paso la determinación de la Administración de Joe Biden de defender la integridad territorial ucraniana. "Están llevando a cabo un considerable despliegue, de una forma que pretende ser visible; pero no parece ser del tamaño requerido para una invasión de la región de Kherson (limítrofe con Crimea) o una operación a gran escala en estas lineas", ha valorado a Foreign Policy Michael Kofman, especialista en capacidades militares de Rusia vinculado a CNA, un think tank de análisis de temas seguridad con base en Washington. "Invadir territorio ucraniano sería muy costoso, aunque es difícil saber hasta qué punto el Kremlin toma decisiones de forma racional", advierte Fedchenko.