Derechos humanos en Rusia

El líder opositor ruso Navalni se declara en huelga de hambre

  • El activista exige "cumplir la ley" y recibir tratamiento médico para los fuertes dolores en piernas y espalda que sufre

  • Merkel y Macron exigen a Putin que se respeten los derechos del bloguero, encarcelado en una colonia penitenciaria

Fotografía del pasado 28 de enero en la que aparece Alekséi Navalni declarando ante el tribunal desde una cárcel de Moscú.

Fotografía del pasado 28 de enero en la que aparece Alekséi Navalni declarando ante el tribunal desde una cárcel de Moscú. / Alexander Nemenov / Afp

Se lee en minutos

Alekséi Navalni, el principal líder de la oposición en Rusia, condenado a dos años y ocho meses de reclusión en una colonia penitenciaria, se ha declarado este miércoles en huelga de hambre. El recluso, que se queja desde hace semanas de fuertes dolores en la espalda y en las extremidades inferiores, exige tener acceso a un doctor y a un tratamiento médico en condiciones. "Dentro de la cárcel" -justifica el activista en un post difundido en Instagram- "no tienes más métodos de protesta".

En el escrito, el condenado ha denunciado una vez más su situación carcelaria que, según se desprende de sus palabras, se está volviendo insostenible. "El dolor en la espalda se ha trasladado a la pierna derecha; ahora he perdido la sensibilidad en la pierna izquierda; me gustaría hacer un chiste, pero esto ya inquieta", ha informado el bloguero. Entre otros abusos que asegura ser objeto, Navalni sostiene que presos coordinados con la dirección de la institución penitenciaria amenazan a los reclusos comunes para que no limpien alrededor de su cama, una acusación similar a la realizada por otros internos de perfil político que cumplieron condena en la colonia penitenciaria IK-2 como Konstantín Kótov.

Una sucinta frase

Noticias relacionadas

El bloguero ha concluido su declaración con una sucinta frase, sin abandonar el caustico sentido del humor que suelen desprender sus escritos: "estoy tumbado (en la cama), hambriento, pero de momento, todavía con dos piernas".

Tras las denuncias de malos tratos y torturas por privación de sueño realizadas en los últimos días por su abogada, Olga Mijailova, y por el mismo bloguero en las redes sociales, la cuestión ha sido incluso abordada durante una conversación por videoconferencia a tres bandas mantenida por la cancillera alemana, Angela Merkel, y los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y Rusia, Vladímir Putin. Los mandatarios alemán y francés pidieron al líder ruso que se respeten los derechos del bloguero, reza el comunicado de la reunión emitido por la presidencia francesa. El Kremlin niega estar dando instrucciones a la dirección de IK-2 sobre el trato que debe dispensar a Navalni durante el encierro.