Brutalidad policial

Muere una mujer salvadoreña asfixiada por la rodilla de un policía en el sur de México

  • En un comunicado, la comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo dijo que presentó una queja de oficio contra los agentes de seguridad pública por "violaciones al derecho humano a la vida"

  • Se llamaba Victoria Esperanza Salazar tenía 36 años, era madre de dos niñas y vivía de manera regular en México, según el Gobierno de El Salvador

Captura de pantalla del vídeo del asesinato de Victoria Esperanza Salazar.

Captura de pantalla del vídeo del asesinato de Victoria Esperanza Salazar. / El Periódico

3
Se lee en minutos
Begoña González

Se llamaba Victoria Esperanza Salazar tenía 36 años, era madre de dos niñas y vivía de manera regular en México, según el Gobierno de El Salvador. Su asesinato este sábado en el sur de México, a manos de un agente de policía ha causado una fuerte tormenta social y política en Centroamérica. Victoria fue asfixiada por la presión de la rodilla de uno de los cuatro agentes de la Dirección Municipal de Seguridad Pública de Tulum que la detuvieron.  

La muerte de Victoria, investigada por la Fiscalía General del Estado (FGE) de Quintana Roo como homicidio agravado, se hizo viral tras difundirse este domingo el vídeo, grabado el sábado, en el que se aprecia la brutalidad con la que uno de los cuatro policías de Tulum le colocó su rodilla en el cuello, asfixiándola hasta que dejó de gemir, junto al resto de agentes a plena luz del día. Según publicaron algunos medios locales, la mujer fue detenida por desorden público.

En un comunicado, la comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo dijo que presentó una queja de oficio contra los agentes de seguridad pública por "violaciones al derecho humano a la vida". "Es lamentable y condenable cualquier privación de la vida, más aún cuando se trata de personas que constitucionalmente tienen la obligación de respetar, garantizar, proteger y promover los derechos humanos", aseguraron. 

Tras la identificación de la víctima, diversos grupos de activistas viralizaron la etiqueta #JusticiaParaVictoria, un movimiento al que se sumaron políticas mexicanas y asociaciones de migrantes y políticos de El Salvador. La causa de Victoria ha pasado de las redes a manos de la Fiscalía, que ha abierto una investigación de la que todavía no han trascendido detalles. 

"Me uno a la exigencia de justicia y cero impunidad por el asesinato de Victoria, la mujer que perdió la vida en manos de la policía municipal de Tulum, Quintana Roo. Condeno este acto de uso excesivo de la fuerza. Que se castigue", escribió Malú Micher, presidenta de la Comisión de Equidad de Género del Senado mexicano. "Ya estamos en contacto con los familiares de la salvadoreña que falleció en Tulum, Quintana Roo, México, en un hecho que está siendo investigado", dijo en Twitter la canciller salvadoreña, Alexandra Hill Tinoco. 

"A la familia de la víctima reiteramos el total apoyo y acompañamiento del gobierno del presidente Nayib Bukele", agregó y prometió que su Gobierno se hará cargo de la manutención y estudios de las dos hijas de la víctima "y de todo lo que necesiten".

Antecedentes de abuso

Noticias relacionadas

Este no es el primer caso de abuso policial contra mujeres en Quintana Roo, donde en noviembre pasado varios policías dispararon contra un contingente feminista que protestaba contra la impunidad del feminicidio de Alexis, una joven de 20 años. La violencia policial culminó en la separación del cargo del secretario de Seguridad Publica del estado, Alberto Capella, y del director de la policía del municipio, Eduardo Santamaría.

Diversas asociaciones feministas compararon el asesinato de Victoria con el del afroestadounidense George Floyd, quien murió también asfixiado por la policía de Mineápolis, Minesota, en mayo de 2020 desatando las históricas protestas por la justicia racial en Estados Unidos. Este mismo lunes empezará el juicio por la brutalidad policial en la que desarrolló su asesinato. "La policía en vía pública te mata. Imaginen lo que hace cuando nadie ve", cuestionó la organización Marea Verde México. En el país centroamericano, tan solo un 30% de la población confía en la policía, según ha reportado esta semana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.