Derechos de los trabajadores

Biden apoya la histórica votación sindical a la que Amazon se opone con uñas y dientes

  • El lunes cierran las urnas en Bessemer (Alabama), donde 5.800 trabajadores podrían organizarse por primera vez en una planta del titán del comercio en EEUU

  • El presidente demócrata ha hablado con contundencia sin precedentes desde Roosevelt en apoyo al derecho de los trabajadores a organizarse

Concentración de trabajadores en Los Ángeles en apoyo a los empleados de Amazon en Bessemer, Alabama.

Concentración de trabajadores en Los Ángeles en apoyo a los empleados de Amazon en Bessemer, Alabama. / Frederic J. Brown / Afp

Se lee en minutos

Rara vez una elección abierta a poco más de 5.800 votantes ha sido tan relevante en Estados Unidos. Esos son los empleados en la planta de Amazon en Bessemer (Alabama) que, después de siete semanas de una votación que acaba este lunes, habrán decidido si afiliarse o no a un sindicato. Si lo hacen constituirán la primera organización sindical de trabajadores dentro del mastodonte del comercio electrónico en Estados Unidos, que se resiste con uñas y dientes (y cuestionadas tácticas de presión) al empeño. La decisión se considera un punto de inflexión no solo para el futuro (y el presente) de las condiciones laborales sino también en términos socioeconómicos y políticos y ha servido para que Joe Biden se confirme como el presidente más contundente en décadas en su respaldo a la organización de los trabajadores.

El 28 de febrero, en un vídeo en Twitter, el demócrata hizo un alegato en defensa de la “importancia vital” de los sindicatos y de la negociación colectiva. “Ponen el poder en manos de los trabajadores. Te dan voz más fuerte, para tu salud, tu seguridad , salarios más altos, protecciones ante la discriminación racial y el acoso sexual”, dijo. “Aúpan a los trabajadores, afiliados o no, pero especialmente a los trabajadores negros y de color”. Aunque no citó a Amazon, Biden apuntó críticamente a la compañía al recordar que “no debe haber intimidación, coerción, amenazas o propaganda contra los sindicatos”.

Esa forma de hablar tiene precedentes pero lejanos y varios líderes sindicales han destacado que para encontrarlos hay que remontarse a la época de Franklin Delano Roosevelt. “Incluso presidentes demócratas que nos gustaban casi no hablaban de los sindicatos”, le decía a ‘The New York Times’ Larry Silvers desde AFL-CIO, la mayor federación de organizaciones sindicales en EEUU, “Biden es diferente”.

Medidas concretas

El presidente se ha ganado el aplauso de organizaciones de trabajadores por medidas adoptadas de forma temprana en su mandato. Instó, por ejemplo, a la dimisión en la Junta Nacional de Relaciones Laborales del responsable de asegurar el cumplimiento de los derechos de los empleados en el sector privado, al que se denunciaba como demasiado cercano a las corporaciones. Incluyó en el masivo paquete de estímulo ayudas a estados y municipios que los sindicatos de funcionarios consideraban esenciales.

Biden en marzo mostró también su respaldo a una propuesta legislativa, la Ley de Protección del Derecho a Organizarse, que ha recibido ya luz verde en la Cámara Baja pero enfrenta imposibles perspectivas en el Senado, donde se pueden descartar los 10 votos republicanos necesarios para la aprobación. Y hay también consenso en que, sin legislación como esa, incluso la contundencia de las palabras de Biden no evitará el declive de las afiliaciones. Estas se han reducido dramáticamente, especialmente en el sector privado, durante décadas de lo que Biden ha calificado de “asalto” por parte de estados republicanos y empresas. Su caída (el 1.5% durante el mandato de Barack Obama) ha restado no solo herramientas a los trabajadores sino también peso y poder organizativo y político a los sindicatos.

David contra Goliat

En esa situación, y por la particularidad de enfrentarse a un titán como Amazon (que el año pasado gastó 18,7 millones de dólares en lobi en Washington), la votación de Bessemer ha cobrado enorme dimensión.  Por una parte llega en el conservador sur, donde la transformación política se demostró en resultados electorales de noviembre como la victoria demócrata en Georgia. Con cerca del 80% de los empleados de la planta negros, y también con una mayoría de mujeres, la lucha se ve como una cuestión de derechos que van más allá de lo laboral. Y los esfuerzos de los trabajadores han conseguido no solo el respaldo de los demócratas, sino también de republicanos como Marco Rubio, que en una columna de opinión en 'USA Toda'y advirtió: “Se acabaron los días en que la comunidad empresarial puede dar por seguros a los conservadores”.

Noticias relacionadas

En  la votación de Alabama, adonde este viernes acudía el senador progresista Bernie Sanders, cuya presión contribuyó a que la compañía elevara en 2018 su salario mínimo a 15 dólares por hora, se lee además un juicio al sistema económico y laboral. Porque Amazon, con más de 800.000 trabajadores en EEUU y unas 500 plantas, el segundo empleador del país y quinto del mundo, se ha convertido en emblema de problemas de tácticas monopolísticas o de creciente vigilancia constante de los empleados y malas condiciones laborales, pero también de acumulación de riqueza y creciente desigualdad (la fortuna de Jeff Bezos alcanza los 176.000 millones de dólares). En las urnas de Bessemer se decide más que el futuro de 5.800 trabajadores.

El 'filibuster', epicentro del debate político en EEUU

La PRO Act, la propuesta de ley diseñada para proteger el derecho de organización de los trabajadores, ha sido aprobada en la Cámara Baja pero dudosamente lo hará en el Senado, donde los demócratas tienen 50 de los 100 escaños. Esa una de las numerosas normas llamadas a morir por el ‘filbuster’, la figura política que permite el bloqueo de una propuesta legislativa si no se alcanza una mayoría de 60 votos que es ahora epicentro del debate político en Estados Unidos.

 Algunos demócratas, pero no todos, están proponiendo reformar el ‘filibuster’, requiriendo solo una mayoría simple de 51 votos para romperlo (que tendrían con el voto de la vicepresidenta Kamala Harris). Hay quien postula por acabar con la figura, al menos para determinadas leyes. Y a esa cuestión se dedicaron buena parte de las preguntas que recibió el jueves el presidente de EEUU en su primera rueda de prensa.

Joe Biden, cuya agenda peligra ante la amenaza republicana de usar el filibuster para frenar cualquier propuesta, no tomó una posición firme pero sí denunció que “se está abusando de forma gigantesca” y dijo también que estaría “abierto” a considerar excepciones para “algunas cosas que son simplemente elementales para el funcionamiento de la democracia, como el derecho a voto”, cuyas protecciones son objeto ahora de otra batalla en el país y en el Congreso. Y en su declaración más contundente hasta la fecha, declaró: “Si hay un bloqueo completo y caos como consecuencia del ‘filibuster’, entonces tendremos que ir más allá”.

Su problema es que no está del todo en su mano. Hay al menos dos senadores demócratas moderados (Joe Manchin de Virginia Occidental y Kyrsten Sinema de Arizona) que han advertido de que no apoyarán acabar con el filibuster. Sin ellos, las amenazas de acción son solo palabras.