Terremoto político

Sturgeon retiene el cargo de ministra principal en Escocia a pesar la acusación de "engañar" al Parlamento

  • Fracasa la moción de censura presentada por los conservadores en el parlamento escocés

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon. / JANE BARLOW / POOL (REUTERS)

Se lee en minutos

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha superado la peor crisis de su carrera política a seis semanas de las elecciones locales, en las que el Partido Nacional Escocés (SNP), que ella lidera, parte como favorito. Sturgeon ha sido acusada de haber "engañado" al Parlamento escocés por una comisión de investigación parlamentaria sobre su forma de gestionar las acusaciones de agresión sexual contra su predecesor, Alex Salmond. La pelea sobre lo que la ministra principal sabía o no sabía del caso cuando tuvo noticia de las acusaciones se ha trasformado en una guerra civil dentro del SNP. Salmond, durante años el preceptor y gran amigo personal de Sturgeon, es ahora su peor enemigo. El enfrentamiento entre los dos bandos en el partido ha puesto en peligro el avance de los independentistas, deseosos de celebrar un nuevo referendo de independencia en la próxima legislatura.

La comisión integrada por diputados en el Parlamento escocés llegó a la conclusión, por un margen de 5 contra 4, que Sturgeon había "engañado" al Parlamento cuando relató lo acontecido en una reunión con Salmond, en abril del 2018 en su domicilio particular en Glasgow. La comisión considera, en contra de lo dicho por Sturgeon, que la ministra principal dio entender a Salmond que "intervendría si fuera necesario" en la investigación sobre las denuncias de acoso presentadas por dos empleadas. El testimonio de Sturgeon "es un relato inexacto de los ocurrido" y ese "engaño" podría constituir una "violación potencial" del código de conducta ministerial, se indica en las conclusiones. El comité duda de que la líder del SNP no supiera del comportamiento inapropiado de Salmond antes de noviembre del 2017 y "si lo sabía debería haber tomado medidas" y "si lo sabía, ha engañado a la comisión". Pero el informe no determina que la ministra principal haya engañado "conscientemente" al Parlamento, lo que hubiera sido una violación del código ministerial y la hubiera obligado a dimitir.

Las conclusiones de la comisión, que Sturgeon calificó de "partidistas", contradicen el informe independiente presentado el lunes por el abogado James Hamilton, exdirector de la Fiscalía de Irlanda. Hamilton exoneró a Sturgeon al concluir que "la primera ministra no infringió las disposiciones del código ministerial en este asunto".

Noticias relacionadas

 Moción de censura derrotada

Aunque sin posibilidades de prosperar, los conservadores escoceses presentaron el martes por la tarde una moción de censura contra Sturgeon, con la esperanza de frenar al menos con sus acusaciones durante el debate previo, el previsible avance del SNP en las urnas el próximo 6 de mayo. La moción fue derrotada por 65 votos frente a 31, con 27 abstenciones. Sturgeon ha prometido un segundo referéndum de independencia si el SNP gana por mayoría absoluta.