Crisis sanitaria global

Alemania echa el cerrojo por Semana Santa ante el repunte de covid

Todos los extranjeros que lleguen al país germano deberán realizarse una prueba PCR

    La canciller alemana Angela Merkel.

    La canciller alemana Angela Merkel. / EFE

    Se lee en minutos

    Efe

    Alemania se dispone a echar el cerrrojo por Semana Santa, vacaciones que pasarán casi confinados. La mayoría de los comercios estarán cerrados y los oficios religiosos se anularán o se celebrarán en línea para frenar "la nueva pandemia" de covid provocada por la variante británica. Durante cinco días, del 1 al 5 de abril, el país vivirá un "tiempo de calma", con restricciones reforzadas decididas por Angela Merkel y los 16 estados federados tras más de 12 horas de negociaciones.

    "La situación es grave. El número de casos aumenta exponencialmente y las camas de cuidados intensivos se vuelven a llenar", advirtió la cancillera, muy seria, en una rueda de prensa celebrada de madrugada en la cancillería. La tasa de incidencia alcanzaba el lunes los 107,3 casos por 100.000 personas, en constante aumento desde hace unas semanas, con más de 7.700 casos nuevos y 50 muertes registradas. Alemania sufre una "nueva pandemia (...) claramente más letal, claramente más infecciosa y contagiosa durante más tiempo", advirtió la jefa de Estado.

    PCR a los extranjeros

    Alemania obligará a todos los viajeros a hacerse un test PCR al llegar al país desde cualquier lugar del mundo, aunque no sea considerado zona de riesgo, decidieron este lunes el Gobierno central y los 16 estados federados.

    La decisión sobre los viajes desde el extranjero está relacionada con la polémica en torno a las vacaciones de Semana Santa en Mallorca, cuya demanda se había disparado después de que las autoridades alemanas sacasen a las Islas Baleares de la lista de zonas de riesgo, lo que eliminaba la obligación de presentar una prueba PCR y guardar cuarentena. Se establece así una "obligación general" de realizarse un test para entrar al país, una medida que sustituye el sistema anterior, en el que sólo las zonas de riesgo -aunque eran la inmensa mayoría de los países del mundo- implicaban test y cuarentena.

    "Desaconsejamos todos los viajes al extranjero, en general todos los viajes que no son estrictamente necesarios", señaló tras la reunión Angela Merkel, en una rueda de prensa que comenzó poco antes de las 3 de la madrugada de hoy martes.

    La canciller explicó que el Gobierno alemán se ha puesto en contacto con las aerolíneas del país para que todos los viajeros que regresen a Alemania tras las vacaciones de Semana Santa, independientemente del lugar de partida, se hagan un test "antes del vuelo". Quedan por perfilarse los detalles de esta medida.

    Merkel reconoció que en Mallorca hay alojamientos turísticos abiertos -en contraste con Alemania-, aunque apuntó que el Gobierno balear acaba de modificar las restricciones y podría volver a hacerlo en los próximos días.

    Señaló además que el Gobierno alemán seguirá con atención la situación en la isla y los posibles "riesgos", entre los que señaló la aparición de la variante del coronavirus detectada por primera vez en Brasil.

    Noticias relacionadas

    El pasado 12 de marzo las autoridades alemanas sacaron a las islas Baleares de la lista de zonas de riesgo (junto a otras cinco comunidades autónomas españolas), lo que desató la demanda de vuelos y estancias en la isla para las vacaciones de Semana Santa.

    La situación provocó una fuerte controversia en España, donde la mayoría de ciudadanos no podrán salir en Semana Santa de su comunidad autónoma por las restricciones de la pandemia, y también en Alemania, donde el turismo interno está actualmente prohibido, lo que supone graves dificultades económicas para el sector.