Denuncias de seis mujeres

El gobernador de Nueva York rechaza dimitir pese a la presión creciente por las acusaciones de acoso sexual

  • Andrew Cuomo insiste en que no hizo "nada inapropiado" y lanza una crítica a compañeros de filas que le han instado a dimitir

  • El líder demócrata del Senado y la mayoría de congresistas, incluyendo Ocasio-Cortez, le han pedido que abandone el cargo

  • La Asamblea estatal abre una investigación para un potencial 'impeachment' tras dos relatos de agresión y cuatro de acoso

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, durante una visita a un centro de vacunación el pasado 8 de marzo.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, durante una visita a un centro de vacunación el pasado 8 de marzo. / SETH WENIG (AFP)

3
Se lee en minutos
Idoya Noain
Idoya Noain

Periodista

ver +

Las acusaciones de acoso sexual contra el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo han ido escalando en número y gravedad y ahora son ya seis, incluyendo dos por acciones que podrían constituir agresión. La Asamblea estatal, controlada por los demócratas, dio el jueves el paso de abrir una investigación para un potencial 'impeachment', lo que podría desembocar en un eventual juicio político. También la fiscalía estatal investiga, así como la policía de Albany, a la que se ha referido una de las últimas acusaciones. Y este viernes el clamor por la dimisión llegaba hasta Washington, donde los dos senadores y al menos 12 de los representantes demócratas neoyorquinos urgían a su compañero de filas a renunciar tanto por las graves acusaciones de índole sexual como por las que cuestionan la gestión de geriátricos durante la pandemia. Al menos antes de que se pronunciara Chuck Schumer, líder del Senado y uno de los pesos pesados del partido, Cuomo resistía a la presión.

El comunicado de Schumer y de la otra senadora por el estado, Kristen Gillibrand, representa en cualquier caso la más clara señal de la soledad ya casi absoluta del gobernador neoyorquino en este momento. Y el escándalo toca ya sin remedio a las puertas de la Casa Blanca de Joe Biden y Kamala Harris.

Defensa y ataque

En una conferencia de prensa telefónica este viernes, cinco horas antes del comunicado de los senadores, el gobernador insistía en que no va a dejar el cargo. "Las mujeres tienen derecho a denunciar y lo animo, pero (...) es una cuestión de verdad. No hice (aquello) de lo que se me acusa. Punto".

Cuomo no solo se defiende, sino que ataca. Este viernes, por ejemplo, ha cuestionado las motivaciones y acciones y la "falta de experiencia" de los demócratas en Washington que han pedido su dimisión, entre los que hay progresistas recientemente llegados a Capitol Hill como Alexandria Ocasio-Cortez y Jamaal Bowman, pero también veteranos como Jerrold Nadler. "La gente de Nueva York no debería confiar en políticos que toman una posición sin conocer los hechos", ha dicho en un dardo envenenado Cuomo, que les ha acusado de "arrodillarse ante la cultura de la cancelación" antes de reiterar su mensaje: "No voy a dimitir".

En la rueda de prensa Cuomo ha tratado también de alegar "motivaciones políticas" tras el clamor para que abandone el cargo, lo ha enmarcado dentro de la lucha entre las facciones del Partido Demócrata y ha intentado pintarse también como alguien ajeno al "club de la política", pese a que lleva tres mandatos en Albany, es hijo de un antiguo gobernador y ha sido desde secretario en el Gobierno de Bill Clinton hasta fiscal general en Nueva York.

El comunicado de AOC y Bowman

"Esta semana, se dirigieron la segunda acusación de agresión sexual y la sexta acusación de acoso contra el gobernador Cuomo. El hecho de que este último hecho haya acontecido tan recientemente es alarmante y suscita preocupaciones sobre la seguridad y el bienestar actuales del personal de la administración. Todas estas acusaciones han sido consistentes y muy detalladas, y también hay informes creíbles de los medios de comunicación que corroboran sus relatos", escribieron ambos congresistas.

Polémica gestión de los hospitales

Noticias relacionadas

Ocasio-Cortez y Bowman hacen mención al escándalo de las residencias de ancianos en Nueva York, donde Cuomo supuestamente contabilizó miles de muertes de ancianos como fallecimientos en hospitales en lugar de como muertes en geriátricos, para evitar una posible investigación del Departamento de Justicia. Un caso sobre el que la fiscalía de Nueva York también ha comenzado a investigar.

"Como miembros de la delegación de Nueva York en la Cámara de Representantes de EEUU, creemos en estas mujeres, creemos en los informes, creemos en la fiscal general y creemos que los 55 legisladores del estado de Nueva York, incluida la líder de la mayoría del Senado (Andrea Stewart-Cousins), quienes han llegado a la conclusión de que el gobernador Cuomo ya no puede liderar eficazmente frente a tantos desafíos", concluye el comunicado.