Crisis venezolana

Venezuela imprime nuevos billetes de un millón de bolívares que apenas valen centavos de dólar

La medida tiene como objetivo huir de la creciente dolarización de la moneda

Nuevos billetes en Venezuela.

Nuevos billetes en Venezuela. / BANCO CENTRAL DE VENEZUELA

3
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

Hace dos años, Javier Ceballos, un joven inmigrante venezolano en Bogotá, decidió intervenir billetes de su país pulverizados por la hiperinflación para revaluarlos al menos artísticamente. Sobre los rostros de los próceres dibujó efigies de Ernesto Guevara, Frida Kahlo, Diego Maradona y Bob Marley, entre otros. El Banco Central de Venezuela (BCV) ha evitado semejante mordacidad pictórica pero, en los hechos, no ha dejado de reconocer, como en el caso de Cevallos, de que el actual cono monetario es apenas papel pintado. A partir de esta semana, deben comenzar a circular los bolívares de 200.000, 500.000 y un millón de bolívares que, por ahora, y solo por ahora, equivale a unos 50 centavos de la moneda norteamericana a pesar de su simbología patriótica: en el reverso se ha impreso una imagen conmemorativa del Bicentenario de la Batalla de Carabobo, decisiva en la Guerra de Independencia.

La historia de las depreciaciones es, también, las de las derivas económicas de Venezuela en el presente siglo. Trece años atrás, el entonces presidente Hugo Chávez le sacó tres ceros a los billetes que, en virtud de esa poda, fueron bautizados como "bolívar fuerte". Pero en poco tiempo, la musculatura del dinero comenzó a mostrar signos de flaccidez, y fue así que Ceballos, al pintar sobre la superficie de los billetes las caras también de Joseph Stalin, Paul McCartney e incluso Pablo Escobar, no hizo más que extenderles un festivo certificado de defunción.

El presidente Nicolás Maduro constató que el "bolívar fuerte" se había vuelto esquelético, y por eso lanzó en 2018 el "bolívar soberano", con cinco ceros menos para hacerle frente al trepidante aumento del coste de la vida que el país experimentaba especialmente con el agravamiento de la crisis política. Como los problemas no se solucionaron, en 2019 se autorizaron los billetes de 10.000, 20.000 y 50.000 bolívares, que entonces equivalían a 1,62; 3,25 y 8,14 dólares, respectivamente. Este último, en la actualidad, se intercambiaría por unos dos centavos de dólar, siempre que algún venezolano los tuviera a mano. La falta de circulante en Venezuela es de tal magnitud que medio cartón de huevos puede costar más caro en bolívares que en dólares. La población recurre a una tarjeta de débito o a otros mecanismos que llegan a incluir el trueque para comprar un kilogramo de tomate.

¿Dónde hay un billete de cinco dólares?

La escasez de circulante es también la consecuencia indirecta de la creciente dolarización de la economía. Se calcula que un 70% de las operaciones prescinden a estas alturas de los fantasmales "soberanos". El BCV, al lanzar los tres nuevos billetes, busca ponerle un freno a la primacía casi absoluta de la divisa de EEUU.

Una de las ironías del presente es que también empiezan a faltar los billetes de menor denominación de la moneda estadounidense. De acuerdo con la consultora Ecoanalítica, eso se debe a que la dolarización de facto se ha alimentado en parte de ingresos generados por actividades ilícitas (entre ellas la minería ilegal y contrabando) y de los ahorros que los venezolanos generaron antes del control cambiario. La mayoría de los billetes norteamericanos que circulan en el país, que suman unos 2.000 millones de dólares, son de las denominaciones 20, 50 y 100 dólares. Y esto plantea problemas para la adquisición de mercancías por montos inferiores a estos.

Soluciones imaginativas

Noticias relacionadas

La cadena de farmacias Farmatodo acordó bajar los precios de sus productos porque no puede ofrecer cambio en dólares. Otras firmas se han inclinado a transferir a sus clientes el cambio en bolívares a la cotización del día a través del servicio de pago móvil. Y no faltan las que se inclinan, según la prensa caraqueña, por los vales y pagarés que improvisan con cualquier papel que tengan a la mano. La escasez aviva la imaginación. En ciertos comercios, como la cadena de supermercados Excelsior Gama, se ha puesto en práctica un registro para que los consumidores tengan un saldo a favor que puedan usar la próxima vez que vayan al establecimiento.

En medio de la constante inestabilidad, la vida útil del billete de un millón de bolívares "soberano" puede durar un suspiro. La inflación de febrero fue de 50,9 %. En los dos primeros meses de 2021 se acumula un incremento de los precios de 134,2 %, de acuerdo con los cálculos de economistas vinculados con la oposición. Entre febrero de este año y 2020, la inflación fue de 4.311 %.

Temas

Venezuela