Auge extremista

Los servicios secretos alemanes quieren vigilar al partido ultra AfD

  • Un informe considera que la formación supone una amenaza para la defensa de la dignidad humana y para la democracia

  • El ala más radical de la fuerza, que se autodisolvió en abril pasado, ya había sido clasificada de amenaza para el orden constitucional

El líder del partido ultraderechista Alexander Gauland en el Bundestag, en Berlín.

El líder del partido ultraderechista Alexander Gauland en el Bundestag, en Berlín. / CLEMENS BILAN (EFE)

Se lee en minutos

El cerco institucional sobre la ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD) se cierra. La Oficina Federal para la Defensa de la Constitución (BfV) ya considera al partido un caso sospechoso en su conjunto. El semanario 'Der Spiegel' adelantó este miércoles la noticia citando fuentes internas de la BfV, que, sin embargo, todavía no puede confirmar oficialmente la decisión a la espera de que el Tribunal Administrativo de Colonia falle si los servicios secretos alemanes pueden vigilar a los diputados y miembros de AfD a todos los niveles.

El partido ultra, fundado en 2013, que cuenta con la tercera fracción más grande del Bundestag y con representación en todos los parlamentos regionales, ya había sido clasificado oficialmente por la BfV como un caso susceptible para su vigilancia. Además, los servicios secretos observan actualmente a la formación ultra en cuatro estados federados (Brandeburgo, Turingia, Sajonia y Sajonia-Anhalt), todos ellos en el este del país.

Alemania oriental es precisamente la parte del país en la que el ala más radical del partido -autodenominada 'Der Flügel' y que oficialmente ya no existe- tiene una mayor influencia. Los integrantes de 'Der Flügel' -cuya principal figura es Björn Höcke, el líder de AfD en Turingia- tienen estrechos lazos con movimientos etnonacionalistas y cercanos al neonazismo. Hay fotografías y vídeos que acreditan que Höcke participó en marchas del partido neonazi NPD antes de militar en AfD.

Los motivos

El informe de la BfV al que ha accedido 'Der Spiegel' considera que AfD supone una amenaza para la defensa de la dignidad humana y también para los principios democráticos anclados en la Ley Fundamental de la República Federal. La decisión se basa en cientos de declaraciones y discursos de figuras del partido.

La cercanía e incluso la abierta cooperación de AfD con otras organizaciones ultraderechistas como el Movimiento Identitario, Ein Prozent o el 'think tank' Instituto para Política de Estado -fundado por el intelectual de las Nuevas Derechas alemanas Götz Kubitschek, muy cercano a Björn Höcke- se suman a los motivos aducidos por los servicios secretos.

Maniobra "escandalosa"

Te puede interesar

"La manera de proceder de la BfV es escandalosa", dijo el copresidente de AfD, Tino Chrupalla, tras conocer la noticia. La cúpula del partido considera que la filtración de la noticia tiene un único objetivo: dañar a AfD en el superaño electoral que afronta Alemania en 2021, en el que se celebrarán seis comicios regionales y unos federales.

La noticia no llega, sin embargo, por sorpresa: el ala radical de 'Der Flügel', cofundada en 2015 por Björn Höcke, ya había sido clasificada de amenaza para el orden constitucional de Alemania. La presión de la cúpula de AfD acabó forzando que 'Der Flügel' se autodisolviese el pasado abril. Observadores y analistas del partido dan por hecho, sin embargo, que sigue siendo imposible gobernar AfD sin el apoyo de su facción más radical.