Tensión Bruselas-Moscú

La UE acuerda sancionar a altos cargos cercanos a Putin por el 'caso Navalni'

  • Los Veintisiete cierran un acuerdo político para imponer sanciones a individuos implicados en la detención y encarcelamiento de Navalni a través del nuevo mecanismo para castigar vulneraciones de derechos humanos

  • El alto representante para la política exterior de la UE, Josep Borrell, asegura que la lista de sancionados se aprobará en el plazo máximo de una semana

Josep Borrell a su llagada hoy a la reunión de ministros de Exteriores de la UE.

Josep Borrell a su llagada hoy a la reunión de ministros de Exteriores de la UE. / Yves Herman / Afp

Se lee en minutos

Rusia lleva tiempo alejándose de la vía del diálogo con la Unión Europea y apostando por el autoritarismo. Y el envenenamiento del líder opositor Alekséi Navalni, su encarcelación y las detenciones masivas de manifestantes pidiendo su liberación han sido la gota que ha colmado el vaso. Tras el desastroso viaje del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, a Moscú, los ministros de Exteriores de la Unión Europea han decidido cerrar filas entorno e imponer nuevas sanciones a Rusia a través del nuevo marco europeo que permite castigar la vulneración y violación de los derechos humanos.

"Los ministros de manera unánime han interpretado las últimas acciones y respuestas rusas como una señal clara de que no les interesa la cooperación con la UE, al contrario. Buscan la confrontación continua y el distanciamiento", ha explicado el jefe de la diplomacia europea tras una larga reunión presencial en Bruselas. "Quizás, sin lo que sucedió en Moscú no habría habido unanimidad para decidir sanciones por el 'caso Navalni'. Evidentemente, la actitud de los rusos ha demostrado a todos los Estados miembros, los que ya estaban convencidos y los que aún dudaban, que hoy por hoy la federación rusa está en una tesitura de confrontación", ha argumentado.

Las sanciones, cuyo procedimiento administrativo se ha puesto en marcha este mismo lunes, tendrán como objetivo castigar a "los responsables de la detención, enjuiciamiento y sentencia" del opositor ruso, próximos al presidente Vladímir Putin, y estarán en un plazo que "no superará la semana", ha dicho Borrell. "Las decisiones se tomarán en cuestión de días. Hemos llegado a un consenso rápidamente. Nadie ha considerado ninguna otra opción", ha confirmado por su parte el ministro de Exteriores de Polonia, Zbigniew Rau, uno de los países que más han presionado por la imposición de sanciones. "La UE no puede permanecer impasible y tiene que reaccionar ante violaciones de derechos humanos en Rusia", ha subrayado su colega española, Arancha González-Laya.

Altos cargos de Putin

Aunque Borrell no ha querido dar detalles sobre los nombres incluidos en la lista, la intención será sancionar a cuatro altos funcionarios cercanos a Putin, entre ellos, según fuentes citadas por la agencia Reuters, Alexander Bastrykin, responsable del comité de investigación de los crímenes más graves y que responde directamente ante el presidente ruso. También figurarían el fiscal general Igor Krasnov, el comandante de la Guardia Nacional Viktor Zolotov y el máximo responsable del servicio federal prisiones, Alexander Kalashnikov.

Te puede interesar

Pese a la presión del entorno de Navalni por incluir a oligarcas cercanos a Putin entre los sancionados, esta posibilidad queda de momento descartada. “No podemos sancionar de manera arbitraria porque no nos guste una persona. A lo mejor no nos gustan los oligarcas pero hay que demostrar que tienen ese vinculo directo con el hecho que deseamos sancionar”, ha explicado Borrell subrayando la complejidad del procedimiento. "Si no hay un vinculo no podemos sancionar a nadie. Estado de derecho, ni más ni menos", ha recordado.

La decisión de activar por primera vez el mecanismo para castigar las vulneraciones de derechos humanos, en la línea de ley Magnitsky estadounidense, se produce tras el desastroso viaje a Moscú el pasado 5 de febrero del alto representante para la política exterior de la UE, Josep Borrell, que ha generado un aluvión de críticas. Pese a la controvertida visita, que coincidió con la expulsión de tres diplomáticos europeos, el jefe de la diplomacia europea ha vuelto a defender su viaje y ha rechazado que suscitara críticas entre los Veintisiete. "A mí hoy no me han criticado por mi desplazamiento a Moscú. Al contrario, todos los Estados miembros me han apoyado y han dejado claro que el desplazamiento sirvió para recibir información de primera mano de cómo hablar con ellos. No es que viajara a Rusia porque me guste sino porque tenía un mandato apoyado por la inmensa mayoría. En cuanto a las críticas de miembros del Parlamento Europeo… Hablamos de 70 eurodiputados de 750. Es menos del 10%, así que veamos las cosas en su justa perspectiva", se ha defendido.